La hija de la colombiana asesinada pide ayuda a Aído para traer a su padre

  • Irun (Guipúzcoa), 25 may (EFE).- Angie Sánchez, hija de la mujer colombiana asesinada al parecer por su ex pareja el pasado día 9 en Irun (Guipúzcoa), ha pedido hoy a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que le ayude a traer a su padre de Colombia, porque es el "apoyo más cercano" que tiene en estos momentos.

Irun (Guipúzcoa), 25 may (EFE).- Angie Sánchez, hija de la mujer colombiana asesinada al parecer por su ex pareja el pasado día 9 en Irun (Guipúzcoa), ha pedido hoy a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que le ayude a traer a su padre de Colombia, porque es el "apoyo más cercano" que tiene en estos momentos.

Esta joven de 19 años, estudiante de segundo de bachillerato, perdió en la madrugada del día 9 a su madre, Yasmin Zamia Rodríguez, de 37 años, quien murió presuntamente a manos de su ex pareja, también de origen colombiano, que la apuñaló en el cuello tras impactar su turismo contra el coche en el que ella viajaba para provocar un accidente.

El agresor, de la misma edad de la víctima, hirió además de gravedad a Juan Pablo Urtizberea, un irunés de 49 años, que pasaba casualmente con su moto por el lugar y que paró para auxiliar a la víctima.

La ministra de Igualdad se ha trasladado hoy a Irun para visitar tanto a Angie Sánchez como a Juan Pablo Urtizberea, quien se recupera de las lesiones en su domicilio familiar.

Angie Sánchez ha explicado, en declaraciones a Efe, que ha pedido a la ministra que le ayude a traer a su padre, quien debe acudir a la embajada española en Colombia, exponer su caso y solicitar el visado correspondiente.

Ha comentado que ella legalmente está "bien", ya que tiene "papeles", aunque su madre iba a intentar que también pudieran darle la "nacionalidad" española, ya que ahora sólo tiene "la comunitaria".

Pero "económicamente no tengo nada. Porque tengo casa, que si no estaría debajo de un puente", ha relatado esta joven, que empieza ahora "a asimilar" lo ocurrido, porque al principio le "costaba creerlo".

"Lo he pasado supermal. No he parado de llorar y encima he tenido exámenes", ha agregado Angie, quien ha asegurado que ahora es cuando le viene "todo encima".

La joven se ha remontado al fin de semana en el que ocurrieron los hechos, cuando le informaron por teléfono de que su madre "había tenido un accidente" e imaginó que sería un siniestro de tráfico.

Fue el médico el que le indicó que su madre había recibido una puñalada y cuando le dijo que era en el cuello ya pensó "lo peor".

Reconoce además que le impactó de sobremanera saber que el autor del asesinato era al parecer el marido de su madre que, según dice, "nunca había tenido comportamientos violentos".

Angie desea ver a su padrastro primero para que le dé explicaciones y después el día del juicio, tras lo cual no desea "verlo nunca más".

"Sí quiero hablar con él. De hecho ya he llamado a la cárcel de Martutene a ver si puedo" y tengo previsto visitarle en prisión para "pedirle explicaciones", ya que "no me cabe en la cabeza cómo pudo hacerlo" y más "si supuestamente decían que la quería tanto", ha añadido.

Angie ha valorado, por otra parte, el comportamiento que tuvo Juan Pablo Urtizberea con su madre ya que, según ha dicho, "seguro que muchos" hubieran pasado por el lugar y no se hubieran detenido a ayudar.

Ha relatado que cuando acudió al Hospital Comarcal de Irun, tras recibir la noticia del fallecimiento de su madre, subió a visitar a Urtizberea, aunque en ese momento estaba en plena operación quirúrgica, y fue más tarde cuando logró hablar con él.

También ha tenido palabras de elogio para la ministra, el Ayuntamiento de Irun y para todas las personas y asociaciones que con su apoyo le han dado "un poco más de fuerza".