La madre de Yeremi Vargas lamenta que la investigación sobre su hijo esté "igual que al principio"

ARRIGORRIAGA (VIZCAYA), 25 (EUROPA PRESS)

Itahaisa Suárez, madre de Yeremi Vargas, niño de 7 años desaparecido en 2007 en Gran Canaria, afirmó hoy que la Guardia Civil está trabajando bien en la búsqueda de su hijo, aunque lamentó que las investigaciones estén "igual que al principio", cuestión que achacó a que "nadie vio nada" cuando sucedió la desaparición.

"Al día de hoy yo creo que están igual que al principio porque lo malo que es nadie vio nadie, la gente en esa hora (la de la desaparición) es la hora del almuerzo y suele haber bastante gente porque hay una freiduría y un bar en mi calle, entonces mucha gente que bajó a comprar comida vio al niño jugando y al subir ya no, fue un intervalo de cuatro minutos", declaró.

Itahaisa, que participó en una jornada sobre desaparecidos en Arrigorriaga (Vizcaya), reconoció el trabajo que está haciendo la Guardia Civil, aunque lamentó que el problema al que se han enfrentado los agentes es que "no han tenido de dónde tirar, porque nadie vio nada".

"Entonces al nadie ver nada, ellos (la Guardia Civil) tienen que buscar de la nada, tienen que investigar en todo el entorno vecinal, incluso a la familia nos investigaron desde un principio y me parece que han hecho un trabajo excelente, lo humanamente posible porque no han podido hacer más nada", enfatizó.

No obstante, cree que "lo único" que se hizo mal fue "no acordonar el solar donde estaba jugando el niño". "Aunque también creo que la Policía de Vecindario no se imaginaba jamás en la vida que iba a desaparecer un niño, porque es que esto no pasó nunca en Gran Canaria, sí pasó el caso de Sara Morales, pero nunca pasó con niño. Pensaban que a lo mejor aparecería", concluyó.

La madre de Yeremi resaltó que, a veces, le dan ganas de llorar "porque parece mentira que haya tantas personas desaparecidas; y cuando ves a tu hijo en medio de una lista de desaparecido pues es muy doloroso".

Yeremi Vargas se encontraba jugando en un solar a la hora de almorzar cuando lo llamaron a comer. Los primos del menor subieron a sus respectivos domicilios, pero él se quedó atrás.

Según su madre, "en cuestión de tres, cuatro minutos el niño no estaba. Mi sobrino bajó a buscarlo, y ya Yeremi no estaba. Es un solar, da para dos calles, y suponemos que se lo llevaron por la calle de atrás porque por la calle adelante estaba mi familia. entonces suponemos que alguien lo llamó desde la calle de atrás y se lo llevaron desde allí".