La madre del niño abandonado pide a la Junta que le devuelva a su hijo

CÓRDOBA, 20 (EUROPA PRESS)

La madre del niño de seis años que fue abandonado durante dos semanas en su domicilio de la capital cordobesa por sus padres biológicos pidió a la Junta de Andalucía que le devuelva a su hijo y aseguró que no lo abandonó, sino que lo dejó a cargo de un amigo, David, con quien compartía su vivienda y del que dice que ahora no sabe dónde está.

En declaraciones a los periodistas, aseguró que en todo momento se ha ocupado del pequeño, que estuvo llamando a este amigo y le dijo en todo momento que estaba bien.

La madre, Latifa, volvió ayer de Marruecos, avisada por una amiga y explicó que si perdió la custodia de sus dos hijos por un año y medio hasta que en 2006 una juez se lo devolvió fue porque los entregó a la Junta su marido, un español del que ya está divorciada.

Además, ha pedido a la Administración autonómica "una ayuda económica" para irse a Marruecos donde fue a montar un negocio de peluquería porque allí tiene un "piso propio", mientras que en España "tiene que pagar un alquiler y no tiene trabajo".

Latifa dijo también ayer que no entiende "tanto jaleo" y que después de que le llamara una amiga marroquí que vive en Córdoba para avisarle de "la que se ha montado", se vino rápidamente. Explicó que dejó al niño con David, su ex compañero de piso, y le dijo que vendría en diez o doce días, aunque, según comentó, su plan hasta ayer era volver "este jueves o el viernes".

Señaló que el motivo por el que no se llevó el niño a Marruecos con ella es porque "no quería ir", aunque si llega a saber que "se iba a armar este lío", se lo hubiera llevado "a la fuerza".

Fuentes de la Delegación informaron a Europa Press de que se le ha notificado hoy a la madre, de nacionalidad marroquí, el desamparo provisional del niño y a partir de ahora se abre un plazo para que ella alegue "lo que considere oportuno dentro del procedimiento habitual que se sigue en estos casos". El menor, mientras tanto, se encuentra en un centro de menores.

Actualmente, "queda suspendida su patria potestad y la tutela la asume la Junta de Andalucía de manera provisional". El periodo estipulado por la ley son tres meses en los que se "recaban los informes correspondientes, se hace la investigación sobre la situación social del menor y después se determina cuál es la medida más apropiada para ese menor".