La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

  • Buenos Aires, 21 may (EFE).- "Gran cuñado", parodia del "reality show" televisivo "Gran Hermano", se ha instalado en la campaña para las próximas elecciones legislativas en Argentina con millones de espectadores pendientes de las peripecias de imitadores de la jefa del Estado, Cristina Fernández, y otros referentes políticos.

La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

La popular parodia "Gran cuñado" irrumpe en la campaña electoral argentina

Buenos Aires, 21 may (EFE).- "Gran cuñado", parodia del "reality show" televisivo "Gran Hermano", se ha instalado en la campaña para las próximas elecciones legislativas en Argentina con millones de espectadores pendientes de las peripecias de imitadores de la jefa del Estado, Cristina Fernández, y otros referentes políticos.

La mayoría de los dirigentes imitados han dejado trascender su agrado, otros se han mostrado molestos y hay quienes lamentan estar ausentes en la parodia, que hoy remedia la apatía que rodea a los comicios del 28 de junio, según analistas.

La "casa" de "Gran Cuñado" alberga a imitadores que arrancan risas al exagerar gestos y latiguillos del ex presidente Néstor Kirchner, esposo y antecesor de Fernández, del vicepresidente, Julio Cobos, con quien ella lleva casi un año enemistada, y del alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri.

También "trabajan" para "quedarse en la casa" los simuladores de Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, bastión electoral del oficialismo peronista, de dos ministros y otros tantos dirigentes de asociaciones sociales, del líder sindical Hugo Moyano y del ex presidente Fernando De la Rúa.

"Gran Cuñado" ha parodiado una escena de seducción en la que "Néstor" rememora su primer encuentro como estudiante universitario con "Cristina", a quien invita a "tomar unas copas" y luego da un beso en la boca.

Todos tratan de quitarle trascendencia política a este segmento cómico del programa Showmatch, del Canal 13 de la televisión local, que ha alcanzado picos de más de cuatro millones de espectadores en Buenos Aires y su populoso conurbano desde que empezó, la semana pasada.

"Me llamo Julio Cleto Cobos y mis amigos me llaman Cleto. Casi nadie me llama Cleto", se presentó el imitador del vicepresidente, que usa como latiguillo el "voto no positivo" con el que el "número dos" del Ejecutivo echó por tierra en el Senado la aprobación en julio pasado de una ley que aumentaba la presión del Fisco sobre el campo, el motivo del enfrentamiento con Fernández.

Desde entonces, allegados a Cobos han manifestado el malestar del vicepresidente por la imitación, mientras que el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, uno de los imitados en "Gran Cuñado", ha pedido que se deje "a un costado" a la mandataria, encarnada por el actor Martín Bossi para hilaridad de la audiencia.

"Cristina" ha vuelto a ser nominada esta semana para dejar la "casa" después de haberse salvado de ser expulsada este lunes, en una ajustada votación de la audiencia que se saldó con la salida de Elisa "Lilita" Carrió, candidata a diputada por la opositora coalición Acuerdo Cívico y Social.

También están "nominados" para la expulsión "Néstor" (Kirchner), "Hugo" (Moyano) y "Luis" (D'Elía), polémico líder de una agrupación de "piqueteros", como se llama a los desocupados que protestan con cortes de calles y carreteras.

"Hugo" prometió "mandar a unos muchachos" para que visiten a Marcelo Tinelli, el conductor del programa, mientras que "Néstor", quien como el ex mandatario despotrica contra el Fondo Monetario y la prensa, le dio un beso de consuelo a "Cristina".

"Quiero pedirle a la gente que haga lo mismo que hizo en las elecciones pasadas: no me vote", había alegado el lunes "Lilita" para que no la dejaran "afuera" del "Gran Cuñado".

Pero fue expulsada y la verdadera Carrió expresó luego su alivio porque le era "imposible" vivir "bajo el mismo techo" que Kirchner.

Varias radios de Buenos Aires habían recibido decenas de llamados de oyentes que defendían la continuidad de "Cristina" para seguir disfrutando de las graciosas frases del personaje.

"No me extraña: la verdad es que no se sabe si la gente vota a favor del imitador o del político", comentó a Efe Andrés Parrilla, el responsable del maquillaje de los actores.

Los actores "terminan muertos" de cansancio luego de "seis o siete horas" de trabajo de una media docena de maquilladores que les colocan máscaras de espuma de látex de cada personaje, apuntó.

"No quiero hacer de esto una telenovela. Néstor me dijo que era la Presidenta Coraje. Él es el Padre Coraje (en referencia a un culebrón homónimo). Esto lo hago por Amor a vos (otro culebrón)", dijo "Cristina" en su alegato para seguir en "Gran Cuñado".

Fuentes oficiales aseguran que la parodia no molesta a Fernández, que a diario encabeza actos públicos, ni a Kirchner, concentrado en su candidatura a diputado por la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país.

"Entre las principales preocupaciones" de los argentinos, "debajo de la inseguridad, aparece en segundo lugar la clase dirigente, que se percibe como un problema y esto hace crecer el desinterés de la ciudadanía en la política", declaró el analista Fabián Perechodnik a los periodistas.

"Y si le sumamos a esto 'Gran Cuñado', vemos que mucha gente se informa de la política a través de ese programa", remarcó.