La situación humanitaria se deteriora en Pakistán y el flujo de desplazados no cesa

  • Ginebra, 20 may (EFE).- La situación humanitaria en Pakistán se está deteriorando día a día por culpa del hacinamiento y del aumento de la temperatura, mientras el flujo de desplazados no cesa de crecer.

La situación humanitaria se deteriora en Pakistán y el flujo de desplazados no cesa

La situación humanitaria se deteriora en Pakistán y el flujo de desplazados no cesa

Ginebra, 20 may (EFE).- La situación humanitaria en Pakistán se está deteriorando día a día por culpa del hacinamiento y del aumento de la temperatura, mientras el flujo de desplazados no cesa de crecer.

El número de desplazados internos en Pakistán contabilizados en las últimas semanas asciende ya a 1.500.000, una cifra que aumenta sin parar porque diariamente llegan a los campos de refugiados unas 100.000 personas, según los datos del Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR).

Del 1.500.000 personas, 1,3 millones se encuentran alojadas en casas particulares que los acogen y 131.000 en campos de refugiados.

En total en número de desplazado en el noroeste de Pakistán asciende a más de dos millones, una situación similar a la provocada tras el genocidio en Ruanda en 1994.

"Con casi el 80 por ciento de los desplazados registrados viviendo fuera de los campos en casa de familiares o amigos, debemos apoyarlos inmediatamente", alertó Brian Kelly, jefe del programa de emergencias de la Organización Mundial de las Migraciones.

El Gobierno paquistaní dio por roto a principios de mes un acuerdo de paz con los talibanes del valle de Swat (norte) -que aprovecharon la tregua para avanzar a distritos vecinos- y ordenó al Ejército lanzar una operación en la división regional de Malakand, donde se ubica Swat.

Esta operación ha provocado un éxodo masivo de los residentes de la región noroccidental.

El principal problema es el incesante aumento de la temperatura, que ya se sitúa en los 40 grados centígrados y que está previsto que suba en breve.

"Actualmente el calor es ya insoportable, con lo que estamos viendo como obtener telas e incrementar el reparto de agua para contrarrestar la situación", explicó en rueda de prensa Ron Redmon, portavoz del ACNUR, que acaba de volver de un viaje a la zona.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó del riesgo de epidemias y de enfermedades relacionadas con el consumo de agua, como la diarrea, y anunció que están investigando un posible brote de sarampión.

Otro de los problemas es que, como la mayoría de las personas huyeron de los combates y se marcharon de forma precipitada, no cuentan con documentación que pruebe su identidad.

La portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Elisabeth Byrs, explicó hoy que Naciones Unidas está preparando un llamamiento para solicitar fondos de urgencia destinados a Pakistán, un esfuerzo que se unirá a la solicitud que realizará Islamabad el próximo día 21 en una conferencia de donantes.