Naciones Unidas pone en su 'lista negra' a otras nueve sustancias orgánicas contaminantes

GINEBRA (SUIZA), 9 (EUROPA PRESS)

Nueve sustancias clasificadas como contaminantes orgánicos persistentes (POP, por sus siglas en inglés) han sido prohibidas por la Convención de Estocolmo bajo la aprobación de 160 gobiernos, entre ellos España, y con el objetivo de erradicar algunos de los "materiales más tóxicos conocidos por la humanidad", según informó ayer Naciones Unidas en un comunicado.

Muchas de estas sustancias se siguen empleando hoy en día como pesticidas, por ejemplo, pero tienen otro gran número de usos comerciales. Ahora, con la ampliación de la lista negra de materiales contaminantes prohibidos, la Convención de Estocolmo --firmada en 2001 y convertida en ley en 2004-- amplía su capacidad como instrumento regulador de los materiales tóxicos en el mundo.

"El tremendo impacto de estas sustancias en la salud humana y en el medio ambiente ha sido reconocido a la hora de introducir nueve sustancias químicas nuevas, un giro que refleja la preocupación internacional a la hora de reducir, y eliminar en su momento, tales sustancias en la comunidad global", declaró el subsecretario general de la ONU, Achim Steiner.

Las sustancias controladas por la Convención de Estocolmo son susceptibles de provocar la muerte de los seres humanos o, en otros casos, dañar los sistemas nervioso o inmune, provocar el cáncer, causar deficiencias en el aparato reproductor e interferir en el desarrollo infantil.

Las nueve sustancias incorporadas a la lista de la Convención son los insecticidas hexachlorocyclohexano alfa y beta, la clordecona, el lindano, el pentaclorobenzeno; y el ácido sulfónico de perfluorooctano, el éter de hexabromodifenilo, el éter de tetrabromodifenilo y el hexabromobifenilo, empleados comúnmente en la industria por su capacidad ignífuga.