Paz y diálogo religioso centran el histórico viaje que Benedicto XVI realiza desde mañana a Tierra Santa

Pronunciará 29 discursos en una semana: cuatro en territorio palestino, nueve en Jordania y el resto en el Estado de Israel

MADRID, 7 (EUROPA PRESS) (Del enviado especial Darío Chimeno)

Desde mañana, viernes, y hasta el próximo día 15, Benedicto XVI realizará el viaje que ha sido calificado ya por los medios de comunicación como el más significativo de su Pontificado a los Lugares Santos como peregrino de la Paz, un viaje que le llevará a recorrer seis ciudades de tres estados, de Israel, los territorios palestinos y Jordania.

El Papa se considera peregrino de la Paz, como ha manifestado esta semana al menos en tres ocasiones. La primera en la recepción a la Papal Foundation el pasado día 2 de mayo; luego, el domingo día 3 en su encuentro con miles de peregrinos en la Plaza de San Pedro.

La última fue ayer durante la audiencia general cuando volvió a repetir: "Estaré entre vosotros como peregrino de paz. Quiero ante todo visitar los lugares que la vida de Jesús hizo santos y rezar en ellos por el don de la paz y la unidad para vuestras familias y para todos los que tienen su hogar en Tierra Santa y Oriente Próximo".

Otro de los matices importantes destacados de este viaje es el fuerte sentido ecuménico y de diálogo con los representantes del Hebraísmo y el Islam. Benedicto XVI se reunirá con ellos en distintos actos y, según ha anunciado en Vaticano, bajo un clima de apertura y buenas relaciones.

El padre Federico Lombardi, además de recalcar que es "el viaje más esperado y posiblemente el más comprometedor hasta ahora de su Pontificado", ha aclarado que es "ante todo un viaje de fe", en medio de las tensiones de una región en la que desde hace décadas todo evento es interpretado en clave política.

Además, ha reconocido que "es muy incierta" la situación política en el área, y también las perspectivas de pacificación son "frágiles". "Pero el Papa se pone en camino igualmente, con una valentía admirable que se funda en la fe, para hablar de reconciliación y de paz", declaró.

MÁS DE MIL PERIODISTAS ACREDITADOS

El Papa pronunciará 29 discursos en una semana: cuatro serán en territorio palestino, nueve en Jordania y el resto en el Estado de Israel. Más de mil periodistas han sido acreditados en el Estado de Israel así como por la Autoridad Palestina.

Los tres primeros días transcurrirán en territorio jordano. El mismo viernes será recibido por los reyes Abdalá y Rania, y visitará un centro de integración social de enfermos físicos y mentales llevado a cabo por una fundación española Promoción Social de la Cultura. El sábado, repetirá la visita que hizo Juan Pablo II en el año 2000 al monasterio del Monte Nebo, donde bendecirá la primera piedra de la Universidad de Madaba, visitará un museo ascemita y la mezquita Al Hussein de Ammán.

Además, tendrá un encuentro ecuménico con los jefes religiosos, el cuerpo diplomático y el rector de la Universidad de Jordania. Por la tarde de ese día rezará las Vísperas con sacerdotes, religiosos, seminaristas y movimientos eclesiales en la catedral Greco-Melquita de Amán.

El domingo, también en territorio jordano, se acercará al lugar del Bautismo de Jesús en el río Jordán, en Betania. Esa mañana tendrá lugar una multitudinaria misa en el Estadio Internacional de Ammán, en la que se esperan miles de asistentes. A pesar de que el país es de religión musulmana, existen casi 110.000 católicos, que representan el 2 por ciento de la población.

Benedicto XVI aterrizará en el aeropuerto de Ben Gurion de Tel Aviv el lunes 11 después de las diez de la mañana. Ese día le esperarán dos actos importantes en Jerusalén: la visita al Memorial del Holocausto en el complejo Yad Vashem, aunque no entrará en el museo, que presenta como cómplice pasivo del Holocausto al Papa Pío XII, que salvó a más de medio millón de judíos en la tragedia; y la visita al Palacio Presidencial de Israel.

El martes, Benedicto XVI visitará la Cúpula de la Roca --que no llegó a contemplar Juan Pablo II--, en la explanada de las Mezquitas y tendrá un encuentro con el Gran Muftí en el mismo lugar sagrado para los musulmanes. A continuación, bajará al Muro Occidental, el lugar más sagrado de los judíos, más conocido por el Muro de las Lamentaciones, desde donde irá al Gran Rabinato de Israel para tener un encuentro con el máximo Rabino asquenazí y con el sefardí. Por la tarde, celebrará misa en el Valle de Josafat, entre el Monte de los Olivos y la muralla de Jerusalén.

Belén, en tierra palestina, será visitada el miércoles. Allí celebrará una misa multitudinaria en la Plaza del Pesebre, entrará en la Gruta de la Natividad y recorrerá el campo palestino de refugiados de Aída. Por último se reunirá con la Autoridad Palestina.

El jueves viajará a Nazaret para celebrar una misa para miles de fieles en el Monte del Precipicio y visitar la Basílica de la Anunciación. También mantendrá una reunión en el convento de los franciscanos con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

Para el viernes está reservado la visita al Gólgota y el Santo Sepulcro, en la basílica del mismo nombre, antes de partir esa tarde a primera hora rumbo a Roma.