Así explica Marín sus gritos: "Si no gritas a una china piensa que te has rendido"


  • Los espectadores están divididos en si estos gritos son positivos o no, aunque la jugadora onubense ya ha explicado que se deben a motivos tácticos.

  • "Siempre analizo a mi rival antes de jugar. Por ejemplo, a las chinas les influye mucho cuando les gritas porque ven que sigues ahí luchando".

Carolina Marín  celebra un punto durante su partido de semifinales

Carolina Marín celebra un punto durante su partido de semifinales

La delegación española se ha asegurado el noveno metal gracias a Carolina Marín, que se ha clasificado para la final de bádminton femenino. La doble campeona de Europa y del mundo ha ganado en dos sets a la que dejará de ser campeona olímpica, la china Li Xuerui,por 21-14 y 21-16.

La onubense de 23 años y número uno del ranking mundial, contaba con sólo 19 años cuando se estrenó como olímpica en Londres, y resultó eliminada en la fase de grupos. Desde aquella ocasión, ha sumado dos campeonatos del mundo y dos europeos.

La onubense practica un juego agresivo y ágil y su concentración antes de cada punto es patente. Sus éxitos son si duda comentados y aplaudidos en las redes, en las que no han pasado desapercibidos sus peculiares gritos de la número 1 del mundo cuando gana un punto.

Los espectadores están divididos en si estos gritos son positivos o no, aunque la jugadora onubense ya ha explicado en Diario Sur que se deben a motivos tácticos. "Siempre analizo a mi rival antes de jugar. Por ejemplo, a las chinas les influye mucho cuando les gritas porque ven que sigues ahí luchando, que no te rindes. Si no lo haces, piensan que estás apagada y se refuerzan", declaró Marín.