La alemana Mahle anuncia el cierre de su filial en Argentina por los efectos de la crisis

  • Buenos Aires, 25 abr (EFE).- La alemana Mahle, fabricante de componentes para la industria automotriz, anunció el cierre de su planta en la ciudad argentina de Rosario y el despido de unos 500 obreros, quienes tomaron la fábrica en rechazo a la medida, informaron hoy fuentes sindicales.

La alemana Mahle anuncia el cierre de su filial en Argentina por los efectos de la crisis

La alemana Mahle anuncia el cierre de su filial en Argentina por los efectos de la crisis

Buenos Aires, 25 abr (EFE).- La alemana Mahle, fabricante de componentes para la industria automotriz, anunció el cierre de su planta en la ciudad argentina de Rosario y el despido de unos 500 obreros, quienes tomaron la fábrica en rechazo a la medida, informaron hoy fuentes sindicales.

La planta, situada en la provincia argentina de Santa Fe, había implementado a finales del año pasado un sistema de suspensiones y de reducción de jornadas de trabajo a raíz del fuerte impacto que generó en el sector automotriz la crisis financiera internacional.

La decisión de cerrar la filial y despedir a sus trabajadores causó el rechazo de las autoridades de Santa Fe, quienes anticiparon que participarán hoy de un acto que organizaron los empleados para repudiar la medida.

"Si bien la crisis afecta a todo el sector automotriz, no todas las compañías cierran sus puertas. La resolución adoptada es irrisoria y está desprovista de todo sentido social", manifestó el ministro de Trabajo de Santa Fe, Carlos Rodríguez.

El funcionario se reunió además con el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, para iniciar gestiones con la Embajada de Alemania en Buenos Aires con el objetivo de resolver el problema.

Por su parte, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, pidió una audiencia con la presidenta argentina, Cristina Fernández, para analizar los pasos a seguir con el fin de intentar revertir esta situación.

"De golpe nos avisan que nos quedamos en la calle. Nos vamos a quedar acá (en la planta) hasta que aparezca alguna solución", afirmó este sábado Claudio Maldonado, delegado de planta de la empresa, al ratificar al decisión de tomar la fábrica por tiempo indeterminado.

Portavoces de la compañía explicaron que la planta, dedicada a la producción de aros de pistón, es "absolutamente inviable e insostenible" en materia económica.

La empresa, cuyos representantes prevén reunirse el próximo lunes con los delegados de la planta, también cuenta con una filial en la ciudad santafesina de Rafaela, cuyo futuro es incierto, según advierte hoy la prensa local.

El automotriz es uno de los sectores en los que se ha sentido particularmente el impacto de la crisis global y, según estimaciones divulgadas en marzo pasado, desde octubre último han sido suspendidos unos 2.500 empleados en el país.

En diciembre último, el Gobierno lanzó una serie de incentivos para la compra de automóviles nuevos de fabricación local a fin de estimular el mantenimiento de la actividad y el empleo en el sector, entre otras medidas para afrontar los coletazos de la crisis internacional en la economía doméstica.