Unos 800 empresarios advierten de que no se dejarán amedrentar con la amenaza sindical

  • Vigo, 15 may (EFE).- Alrededor de unos 800 empresarios del sector metalúrgico, de la provincia de Pontevedra, se han reunido hoy en Vigo para advertir a los representantes de los tres sindicatos (CCOO, UGT y CIG), que no van a dejarse "amedrentar" ante la nueva "amenaza" de dos jornadas de huelga la próxima semana.

Vigo, 15 may (EFE).- Alrededor de unos 800 empresarios del sector metalúrgico, de la provincia de Pontevedra, se han reunido hoy en Vigo para advertir a los representantes de los tres sindicatos (CCOO, UGT y CIG), que no van a dejarse "amedrentar" ante la nueva "amenaza" de dos jornadas de huelga la próxima semana.

Al un encuentro inusual, celebrado esta tarde en el Instituto Ferial de Vigo (Ifevi), asistieron representantes de buena parte de las 2.500 empresas afectadas por el convenio del metal, así como el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (Ceg), Antonio Fontenla, quien dijo que la negociación se está "desmadrando".

Según el líder de la patronal gallega, con la convocatoria de otras dos nuevas jornadas de huelga para el 20 y 21 de mayo "no se puede negociar" y no se puede permitir esa "presión", que hace imposible un acuerdo entre las partes -empresarios y sindicatos-.

Calificó de "deplorable" la actitud de los sindicatos en esta negociación del metal y de "salvajes" algunas de las medidas de presión llevadas a cabo la semana pasada en Vigo por miles de trabajadores.

Fontenla recordó que en Galicia en los últimos tiempos siempre existió diálogo social y lamentó la imagen que se está dando del sector metalúrgico, que se está desatendiendo con estas medidas de presión.

Durante este encuentro empresarial, el presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime), José María Hidalgo, exclamó "basta ya" a la conflictividad de la calle y que, al igual que varios empresarios que pidieron la palabra en este encuentro, dijo "no al chantaje" de los sindicalistas "liberados" que, aseguraron, sólo buscan intereses políticos, pero no laborales en este conflicto.

"No admitimos más amenazas", indicó, al tiempo que recordó la situación tan compleja que vive la industria metalúrgica como consecuencia de la actual crisis económica.

Los empresarios, que reconocieron el derecho a la huelga de sus trabajadores, pidieron que la Administración pública vele por sus derechos también y que vigile la conflictividad en la calle y los daños ocasionados durante los días de huelga.

Por su parte, el portavoz de los empresarios que están negociando el convenio colectivo con los sindicalistas, Javier Martínez, se congratuló de la unión empresarial patente hoy en el Ifevi y avanzó que las pérdidas económicas durante los paros acontecidos son cuantiosas.

Puso como ejemplo que cinco barcos que tenían pensado ser reparados en los astilleros vigueses, finalmente, ante las movilizaciones de protesta, decidieron irse a otras empresas fuera de Galicia.

En cuanto a la falta de unión sindical demostrada estos días entre CIG y las otras dos organizaciones (CCOO y UGT), afirmó que a los empresarios no les interesa, porque sería más fácil negociar con una plataforma y no con dos.

Martínez advirtió a los sindicalistas que los empresarios "no tenemos nada más que ofertar" y recordó que ya rebajaron de 3 a 2 años la duración del convenio, así como pasaron de la congelación salarial a comprometerse a una subida del IPC.

Algunas voces empresariales, presentes en el Ifevi, propusieron que el próximo viernes, 22 de mayo, haya un cierre patronal.