CIG y UGT tachan de "desproporcionado" que la empresa ourensana Mecanizados Rodríguez pretenda despedir "a casi el 50%"

Afirman que Ourense es un "desierto industrial" y si cierran empresas "mal vamos" en el futuro OURENSE, 25 (EUROPA PRESS) Las centrales sindicales CIG y UGT tacharon hoy de "desproporcionado" que la empresa ourensana Mecanizados Rodríguez pretenda despedir a "casi el 50 por ciento" de la plantilla. El secretario comarcal de la CIG, Etelvino Blanco, cree que "no hay lugar a un ERE" en la empresa porque se trata de una "medida traumática" y abogó por buscar "otras alternativas y salidas" con el objeto de "impedir que se cuestione tan a fondo el empleo en esta empresa". El secretario comarcal de la CIG y el representante de UGT, Xavier Carreira, acompañados de tres representantes del comité de empresa de la empresa, explicaron la situación creada con el anuncio de la firma de la automoción Mecanizados Rodríguez, que es una empresa productora de carrocería industrial y cuyo mercado se encuentra tanto en el territorio nacional, como internacional. Etelvino Blanco señaló que la situación en la empresa "pasó de unos expedientes de suspensión temporal de actividades" donde "primero fue de dos meses, un segundo prorrogado para 40 trabajadores y otro prorrogado por dos meses para 25 trabajadores", hasta llegar a este nuevo ERE "pero de rescisión de contrato pasa 57 de 128 trabajadores fijos". El dirigente sindicalista afirmó que la empresa se fundamenta en "causas económicas y productivas" y en la actualidad ya fue entregado el expediente en la delegación de la Consellería de Traballo y al Comité de Empresa. Ahora se aborda el proceso en el período de consultas y los sindicatos elaborarán su estudio sobre los datos económicos de la empresa pero afirman que "no hay lugar" a un ERE. FIRMA PUNTERA En su intervención, recordó que se trata de "una de las empresas importantes en el Polígono Industrial de Pereiro de Aguiar" con una "trayectoria de 40 años con un crecimiento espectacular en los últimos 20 años en cuanto a instalaciones, producción y empleo". Para Etelvino Blanco, se trata de una firma "puntera de la automoción industrial" en la provincia de Ourense. "Inicialmente se aceptaron expedientes de suspensión temporal durante 4 meses en los que la empresa planteó que debían ser la solución a los problemas de bajón en la producción", señaló Blanco, quien añadió que dieron su "apoyo a ese expediente de regulación temporal para poner solución a esa situación". Por ello --continuó-- "no es comprensible" que en la actualidad "se plantee esta "drástica medida" porque la empresa "hace pocos meses se estaba hablando de que tenía un futuro asegurado en todos los datos de situación financiera, económica y producción". El líder sindical manifestó que "tuvo importantes beneficios" en los últimos años "con rentabilidad superior a la de otras empresas del sector" y sin embargo "parece desvanecerse todo de la noche a la mañana porque existe una situación de crisis" Etelvino Blanco consideró que es un planteamiento "precipitado y desproporcionado" y abogó por "ofrecer alternativas" para "mantener el empleo". De hecho, recordó que se trata de "128 trabajadores", pero añadió que hace seis meses "había 150 trabajadores fijos". El líder sindical lanzó un "SOS" a todas las administraciones e instituciones relacionadas con el sector laboral e industrial para "no tomar esto a la ligera" y así "no repetir casos como Valeo". BUSCAR OTRAS MEDIDAS El representante de UGT, Xavier Carreira, señaló que el sindicato "rechaza" el ERE presentado por la empresa y apostó por "buscar otras medidas para que sigan en sus puestos de trabajo". En ese sentido, cree que existen "suficientes fórmulas para poder seguir adelante", rechazó que el 50 por ciento de la plantilla "se vaya a la calle" y apuntó sus sospechas a que la empresa intenta "deshacerse de gente fija con coste barato". Aseguró que el sindicato "no está dispuesto a cerrar Mecanizados Rodríguez", sino a "buscarle una solución a los trabajadores", porque Ourense "se puede considerar casi un desierto industrial y, si aun encima se cierran (las que hay): ¡mal vamos!", sentenció.