En torno a 100 personas se concentran en ciudades gallegas para denunciar el incumplimiento del convenio de construcción

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 (EUROPA PRESS)

En torno a un centenar de personas se concentraron hoy, convocadas por la CIG, en A Coruña, Lugo y Vigo para denunciar los incumplimientos del convenio colectivo en el sector de la construcción, en el que la crisis lleva un "incremento abusivo" de las jornadas laborales, según la organización sindical.

El acto reivindicativo de Vigo consistió en la paralización de las obras del aparcamiento nuevo de la calle Policarpo Sanz, adjudicadas por el ayuntamiento Vigo a la UTE Dragados-Exconsa. En torno a medio centenar de delegados de la federación de construcción de la CIG paralizaron el trabajo de en torno a una decena de operarios y desplegaron una pancarta que demandaba "Por el cumplimiento del convenio. No al exceso de jornada. Trabajo para todos".

Según explicó el responsable de CIG-Construcción, Xoán Melón, esta protesta pretende denunciar el "reiterado incumplimiento" del convenio en el sector y como ejemplo de ello puso las obras de este aparcamiento, aunque hizo extensivas las irregularidades como "algo generalizado tanto en obras públicas como privadas".

Una de las principales denuncias que expuso es que se paga a los operarios en concepto de salario-hora, cuando el convenio recoge que deben disponer de una nómina fija al mes. Por ello, el sindicalista denunció la "rapiña y avaricia de los empresarios que utilizan este método", porque se aprovechan de él para pagar por debajo de lo estipulado legalmente, ya que una hora ordinaria debería pagarse a 9,50 euros, pero "en el mejor de los casos" se está abonando entre 6 y 7 euros.

Asimismo, Xoán Melón hizo hincapié en que la crisis está afectando "especialmente" al sector de la construcción y argumentó que, ante esta situación, lo que hay que hacer es "repartir más trabajo para todos", mientras que lo que se está haciendo es "incrementar de forma abusiva las jornadas", que pueden superar las 11 horas.

Tras el acto reivindicativo en las obras, los delegados sindicales partieron hacia el edifico en el cual está ubicada la Inspección Laboral para presentar una denuncia formal sobre estas irregularidades, aunque los representantes sindicales lamentaron que están "cansados" de impulsar denunciar pero "no se ha hecho "absolutamente nada". "Hay un pacto tácito entre administraciones y empresas para tapar la situación", denunció el responsable de CIG-Construcción.

LUGO Y A CORUÑA

En la concentración de Lugo se reunieron entre 30 y 40 personas, según indicó a Europa Press el responsable de Construcción de la CIG en la comarca, Alfonso Losada, quien explicó que la protesta fue "muy tranquila y sin incidencias".

Los delegados sindicales se reunieron en Xermade, en las obras de la autovía Ferrol-Vilalba, pasadas las 11.00 horas y permanecieron concentrados en torno a media hora, indicó Losada, que aseguró que los manifestantes no interrumpieron "para nada" los trabajos de las obras.

Asimismo, delegados sindicales se concentraron también en A Coruña, en una protesta que tuvo lugar en las obras del futuro edificio de Ikea, en el polígono de A Grela, a las 12.00 horas.

SUSPENDIDA EN OURENSE

Por su parte, el representante de CIG-Construcción en Ourense, Xan Losada, explicó que las movilizaciones, que estaban convocadas a las 11.30 horas en las obras de la línea ferroviaria de alta velocidad, en la zona de Pol, tuvieron que ser suspendidas, debido a la situación "delicada" de tres empresas de la comarca.

Losada apuntó que los responsables sindicales prefirieron dar prioridad a estos conflictos --una de las empresas, de 15 empleados, casó su actividad y apareció con las puertas cerradas-- y optar por que los trabajadores se incorporasen con normalidad a sus puestos, aunque anunció que las protestas por la situación en el sector de la construcción proseguirán.