La Cámara de Comercio de Ourense avisa que los datos previstos para 2009 "meten miedo" y no recuerda "una época peor"

Dice que la provincia ourensana "resistió" hasta noviembre, salvo la pizarra y el automóvil, pero comenzó a "decrecer" a final de año OURENSE, 27 (EUROPA PRESS) El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Ourense, Ovidio Fernández Ojea, aseguró que "nunca hubo una época peor" como la actual "crisis sin precedentes en la historia" y advirtió de que los datos previstos para este 2009 "meten miedo". Fernández Ojea ilustró la situación al indicar que "algunos expertos dicen que ni siquiera en la Guerra Civil se vivió una situación parecida", aunque matizó que no cree que "sea así". Con todo, reconoció que la crisis "no tiene precedentes" y algunos economistas importantes pronostican hasta "seis millones de parados". Durante la presentación de los datos recogidos en el Estudio Socioeconómico de Ourense correspondiente al año 2008, aseguró que "más empresas en España importantes cerrarán" y, en cuanto a Galicia, avisó que los datos del año 2009 "meten miedo" porque "no se observa ningún atisbo de recuperación". PIZARRA Y AUTOMOCION Ovidio Fernández Ojea señaló que la economía ourensana "no ha sido ajena" en 2008 a la situación del mercado nacional e internacional y detectó "una tendencia al decrecimiento hacia finales de año". De esta manera, aseguró que la provincia "consiguió resistir hasta el pasado mes de noviembre" las consecuencias derivadas de la crisis, "a excepción de los sectores de la pizarra y la industria auxiliar del automóvil". En su intervención, manifestó que el estudio refleja que entre los factores de esta "resistencia" figuran "la flexibilidad de las empresas, un menor nivel de endeudamiento inferior a la media estatal y una producción destinada al consumo ordinario, donde el mercado mantuvo su demanda". También señaló que el tejido empresarial ourensano "está condicionado por una estructura donde el mayor peso se sitúa en el aprovechamiento de los recursos endógenos" --agricultura, minería o energía--, que "al mismo tiempo influye en los posibles procesos de deslocalización". Para el presidente del ente cameral, la industria de la pizarra "seguirá teniendo actividad mientras el recurso no se agote y el mercado lo demande". El estudio de la Cámara de Comercio muestra que el "95,7 por ciento de las empresa tiene menos de diez trabajadores" y el "51 por ciento carece de asalariados". En ese sentido, comercio, con cerca de un 27 por ciento, construcción y empresas auxiliares --18,1 por ciento-- y hostelería --11,6 por ciento-- representan los sectores con mayor peso en la economía ourensana. Uno de los indicadores que permite observar la evolución de la economía ourensana en 2008 se refiere al IPC, que mostró una tendencia al crecimiento durante el primer semestre, alcanzando su máximo nivel en el mes de junio con un 8,1 por ciento y que inicia un ligero descenso para acabar en diciembre con un "6 por ciento". Ovidio Fernández Ojea manifestó que el empresario ourensano, consciente del contexto global de crisis, "comenzó a tomar medidas en el segundo semestre del año, conteniendo el incremento de los precios de mercado". Para el presidente del ente cameral, los primeros síntomas de la desaceleración "también comienzan a observarse en la segunda mitad del año en el capítulo laboral", ya que "a partir del mes de agosto se reducen las altas en la Seguridad Social, afectando fundamentalmente a los trabajadores de la construcción". En ese sentido, recordó que "diciembre de 2008 finalizó con un 2 por ciento menos de afiliaciones con respecto al mismo período del año anterior". En este contexto, apuntó el "incremento de altas correspondiente a la población inmigrante", que "ya representa el 6,1 por ciento de las afiliaciones". Por lo que respecta al paro, el incremento interanual en el número de desempleados alcanzó las "2.124 personas" y sólo en el mes de enero de 2009 el "aumento fue de 1.575 parados más". SECTORES Fernández Ojea manifestó que la agroalimentación es un "sector estratégico" de la economía provincial, pues se trata de una actividad que "permite el aprovechamiento endógeno de los recursos y ayuda a fijar población en el medio rural" y que "ha mostrado en 2008 un dinamismo especial tanto por el aumento de afiliaciones a la Seguridad Social en la industria agraria como por la modernización de los procesos productivos y de comercialización". En el sector forestal, se manifestó que durante 2008 "disminuyeron las ventas" en el mercado internacional --sobre todo en Portugal-- por la reducción de la actividad en la construcción". Además, aseguró que el sector de la pizarra es uno de los "más afectados por la crisis" y que se nota "desde el primer semestre de 2008". "La comarca de Valdeorras perdió más de 600 puestos de trabajo en el ciclo de producción de la minería no metálica", detalló, aunque la pizarra "sigue liderando con diferencia" las exportaciones, que en 2008 registraron "una reducción del 12,1 por ciento en el valor económico de las operaciones realizadas". En el sector inmobiliario, se mantuvo "una tendencia continua desde 1995 al incremento de precios" que resultó "rota en el último trimestre del año" y que afectó "tanto a la vivienda nueva de mercado libre como a la de protección y a la de segunda mano". Fernández achacó "parte" de la situación a la disminución de las transacciones realizadas --615 menos que en 2007-- con una concentración del mercado en la capital y su entorno --32 por ciento de las operaciones-- y con un destacado porcentaje en vivienda usada --41 por ciento--. Asimismo, durante el 2008 "se formalizaron 5.360 hipotecas por un valor cercano a 510 millones de euros". Por otro lado, el sector industrial --segundo más importante--, "está marcada por la evolución de la industria auxiliar de la automoción, con una pérdida del volumen de negocio y de empleo" según Ojea, quien destacó la "capacidad de creación de empleo y mejora tecnológica" de los carroceros en siderometal. El sector textil, por su parte, aglutina tanto "grandes empresas altamente internacionalizadas y fuerte contratación de personal, frente a un sector tradicional de talleres", que mostró "una lenta tendencia a la reducción". Finalmente, admitió los "malos" resultados del sector servicio en 2009 --cerró el 2008 creando empleo-- y valoró el "alto grado de estacionalidad" en la hostelería con 616.000 pernoctadores --Ourense posee el 13,8 por ciento de los establecimientos turísticos de Galicia-- MERCADO INTERNACIONAL Con respecto al mercado internacional, señaló que "si bien la balanza comercial es positiva, en 2008 se registró una tendencia a la disminución en cantidad y valor económico de las ventas en el exterior". Para ello, "Portugal es el país con el que mantenemos más intercambio comercial, seguido de Francia, Alemania, Reino Unido e Italia". "La excepción es China, que ocupa el quinto lugar en las importaciones realizadas desde Ourense", manifestó. El producto más importado es el material plástico vinculado a la industria auxiliar de la automoción, además del textil y asimilables". Así, "la situación de la construcción a nivel internacional también ha tenido su incidencia en el descenso de nuestras exportaciones". Respecto al futuro, Fernández Ojea apostó por abrir "nuevas oportunidades" con las energías renovables, destacó el turismo sostenible "con grandes posibilidades en actividades como la caza y la pesca; y la prestación de servicios sociales y dependencia entre como una de las actividades de "mayor proyección".