La CIG denuncia que una empresa ourensana de ataúdes cerró sin aviso previo a los trabajadores

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 (EUROPA PRESS)

Una empresa de ataúdes ubicada en la localidad ourensana de Ribadavia cerró hoy sin avisar previamente a sus 15 trabajadores, que se encontraron con la factoría clausurada al llegar esta mañana al trabajo, según indicó a Europa Press la CIG.

Se trata de la empresa Ataúdes Chao Escudero, situada en Valdepereira (Ventosela), que cuenta, según esta organización sindical, con una plantilla de 15 empleados. El cierre fue confirmado, además, por la patronal de las empresas funerarias en Galicia.

El responsable de CIG-Construcción en Ourense, Xan Losada, aseguró, en declaraciones a Europa Press, que los empleados encontraron, al acudir a las 9.00 horas a su puesto, las puertas cerradas y a una patrulla de la Guardia Civil que les informó de que constaba una denuncia por robo de herramientas en la empresa.

Según el representante sindical, la actual propietaria del negocio --cambió de manos en octubre de 2008-- pretende, a su vez, cerrar la venta de la factoría a otra empresa, motivo por el cual las herramientas estan "recogidas". Este nuevo cambio de propietario, explicó, está "pendiente de firmar ante notario".

Los trabajadores están ahora a la espera de que la Inspección de Trabajo certifique el cierre de la empresa, que según la CIG daba signos en los últimos días de que se encontraba en una situación "delicada", para presentar sus demandas.

Por otra parte, Losada señaló que en la comarca de Ourense existen otras dos empresas --con una cifra conjunta de medio centenar de trabajadores-- que atraviesan dificultades debido a la crisis y mantienen reuniones con los empleados para decidir su futuro.