El problema de la vuelta de parados al campo es la poca especialización y no el decreto de subsidio, según Asaja

MÁLAGA, 17 (EUROPA PRESS)

El principal problema al que se enfrentan los desempleados del sector de la construcción que buscan trabajo en el campo andaluz es la falta de conocimientos y especialización en el ámbito agrario, y no el decreto del subsidio, según el presidente de la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) Málaga, Javier Ciézar.

"Ahora se pretende que el campo asuma los trabajadores que se fueron y a muchos más que vienen por primera vez, pero en muchos casos sin conocimientos técnicos sobre la labor que deben realizar", explicó Ciézar en declaraciones a Europa Press, a lo que añadió que "la gente que trabaja en agricultura o ganadería debe tener una formación, ya que para trabajar en este ámbito hay que saber".

En este sentido, indicó que este cambio de la construcción al campo "puede salvar parte del desempleo en la provincia de Málaga y ayudar a la gente a recolocarse, pero no creo que a la larga vaya a dar muy buenos resultado".

Respecto al decreto del subsidio agrario, Ciézar recordó que en su momento, la intervención de empresarios del sector y sindicatos "dulcificó" las medidas y limitaciones que contemplaba a la hora de recibir este subsidio que "con el tiempo los ciudadanos han asumido como una paga para que no se abandone el campo".

"La única limitación que finalmente se dejó, pese a la mala prensa que tuvo, fue la de que para poder recibir el subsidio, había que residir en Andalucía durante 10 años como mínimo", concretó el presidente de la asociación agrícola. "En la situación actual, no supone un impedimento cambiar del régimen general al subsidio agrario siempre que se cumpla este requisito", apostilló.

Asimismo, afirmó que lo que ahora pretenden los sindicatos es que el campo andaluz entre a formar parte del régimen general, y los parados del sector cobren el desempleo, "lo que supondría la pérdida definitiva del subsidio agrario, independientemente de las limitaciones que conlleve". "En tiempos de crisis es mejor conservar lo que tenemos y que siga habiendo subsidio agrario", insistió.

MOCIÓN IU

Frente a ello, IU en Diputación presentó en el último pleno una moción en la que se solicitaba la derogación del decreto de subsidio agrario, con el objetivo de que no haya limitaciones a la hora de poder acceder a él. La iniciativa no salió adelante por contar sólo con los votos a favor de la coalición de izquierdas.

Según se recoge en el texto de la moción, "el mantenimiento del decretazo ha supuesto la pérdida de 143.286 trabajadores del campo andaluz expulsados del subsidio del desempleo agrario". "No se permite la entrada a ningún trabajador y sólo se producen bajas", añade la iniciativa.

Al respecto, Ciezar recordó que del subsidio sólo se pueden beneficiar residentes en Andalucía y Extremadura, "con lo que sin la limitación de 10 años para poder recibir ayudas, se daba el caso de que un valenciano o un manchego no podían acceder al subsidio, mientras que un extranjero que llevase más de un mes sí, algo que no veo normal".