La Junta calcula que serán más de 25.000 los trabajadores de otros sectores los que busquen empleo en el sector agrario

CÓRDOBA, 13 (EUROPA PRESS)

El consejero de Empleo de la Junta de Andalucía en funciones, Antonio Fernández, calcula que serán muchos más de 25.000 los trabajadores en paro, nacionales y extranjeros, procedentes de otros sectores productivos, especialmente de la construcción, que buscarán empleo en el sector agrario.

En declaraciones a los periodistas, Fernández explicó que la Junta ya venía "trabajando en la necesidad de que en el sector agrario se produjera la incorporación de los demandantes de empleo de otros sectores y, de hecho, Andalucía es además pionera en la creación de un dispositivo específico, denominado Gestión del Empleo Agrario (GEA), que se dedica a la transición de otros sectores hacia el sector agrario".

Tal situación ya se está dando, de forma que "la cifra de 25.000 es pequeña, porque se tendrán que producir más incorporaciones en las épocas de campaña", que hasta el momento se venían cubriendo con inmigrantes, pero a partir de ahora "hay posibilidad de utilizar la mano de obra inscrita en las oficinas de empleo y que procede de otros sectores productivos, básicamente de la construcción, ya sean españoles o de otros países".

La suma de estos trabajadores al sector agrario "no impide, ni tampoco justifica, la necesidad de un plan extraordinario" del Aepsa, pues "las prestaciones por desempleo que se cobren por ser de cuenta ajena del régimen general se verán recuperadas cuando se termine la campaña agraria", de tal forma que "no afectará en nada a los trabajadores agrarios de Andalucía" la incorporación de trabajadores procedentes de otros sectores, de modo que no es preciso por ahora un Aepsa extraordinario, pero tampoco lo descartó si así lo requiere la situación.

En cuanto a la utilidad que está teniendo el GEA, el consejero de Empleo aclaró que "todo sistema informático que que actúe en la intermediación (laboral) tiene sus ajustes y el GEA no es tan magnífico como decían al ponerse en marcha ni tan malo como dicen ahora", pero sí que es "un instrumento muy novedoso en la intermediación laboral de España, que está muy bien valorado por sindicatos y empresarios y hay que darle tiempo de rodaje, porque se trata de un sistema que acoge a todo ciudadano que quiera estar en el mundo agrario".