Diego pide a Revilla que "dé la cara" por el paro porque "aunque no lo parezca" es el presidente "de todo el Gobierno"

El PP acusa al Gobierno de haber sido "incapaz de aprovechar el ciclo económico más expansivo de la historia reciente"

SANTANDER, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente del Partido Popular de Cantabria, Ignacio Diego, pidió hoy al presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que "dé l cara" sobre la situación económica y el incremento del desempleo, porque "aunque no lo parezca, es el presidente de todo el Gobierno".

A tal fin, el PP ha presentado una interpelación parlamentaria dirigida al presidente. "Queremos que Revilla dé la cara, y explique en el Parlamento por qué Cantabria encabeza el ranking de la destrucción de empleo", aseveró Diego.

Para el líder de los 'populares' cántabros, "lo peor es la absoluta falta de medidas, de coordinación y de reacción de este Gobierno regional, en el que Revilla ni habla ni se ocupa de la economía y el empleo, porque eso lo deja en manos de Gorostiaga y Agudo".

Diego reiteró que Cantabria padece una "evolución interanual del desempleo "extraordinariamente grave para la región, con datos que tildó de "dramáticos" y un crecimiento del paro "sin precedentes".

Así, recordó que entre marzo de 2008 y marzo de 2009, el paro registrado se incrementó en Cantabria en más de 15.000 personas, un incremento del 64,24%, frente al incremento medio nacional del 56,69% y superior también a los datos del resto de comunidades de la cornisa cantábrica.

"Somos con una espectacular diferencia, la Comunidad Autónoma del Norte de España con un mayor incremento interanual del paro registrado", aseveró.

Tras repasar el incremento del desempleo por sectores productivos, criticó el "importante grado de responsabilidad" del Gobierno de Cantabria "por la parálisis en la obra pública, fruto de la ausencia total de reivindicación y compromiso frente al Gobierno español".

En este sentido, Diego reprochó al Ejecutivo autonómico que "ha sido incapaz de aprovechar el ciclo económico más expansivo de la historia reciente" y que "en vez de sentar las bases de desarrollo de un tejido industrial moderno y competitivo, ha cercenado cualquier posibilidad de implantación industrial", con una política "absolutamente errática" en la que se ha concretado "la práctica totalidad de los recursos públicos en promover proyectos como GFB".