Economía/Laboral.- La tasa de paro en España se situará en el 16,2% en el segundo trimestre, según el índice IESE-Adecco

El número de parados se situará en 3,8 millones y la ocupación volverá a los niveles de mediados de 2006 MADRID, 1 (EUROPA PRESS) España volverá a encabezar la destrucción de empleo y de aumento del paro en la UE en el segundo trimestre de 2009 y la tasa de paro se elevará al 16,2%, con un incremento de 5,7 puntos porcentuales respecto al año anterior, según los resultados del Euroíndice Laboral (EIL) IESE-Adecco, que compara la situación de los mercados laborales de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal y Polonia. De esta forma, uno de cada tres empleos perdidos en la UE será español y, al mismo tiempo, uno de cada dos nuevos parados será residente en España. En concreto, la caída interanual en el número de ocupados en el segundo trimestre del año será de 788.400 personas (descenso interanual del 3,9%), al tiempo que el incremento en el colectivo de personas sin empleo ascenderá a 1.404.500 (un 59% más que un año antes). Para el conjunto de los siete países estudiados, la proporción media de desocupados será del 8,9%, superando en 1,6 puntos porcentuales el dato de junio de 2008, el resultado más elevado en tres años. De esta forma, España superará a la tasa de paro prevista para el conjunto de la UE en 7,3 puntos porcentuales, el diferencial más elevado desde comienzos de 1998. Muy alejado de los resultados del segundo semestre de 2005, cuando España tuvo una tasa de paro levemente inferior a la media comunitaria. EN NIVELES DE OCUPACIÓN DE 2006. Además de España, sólo Reino Unido mostrará variaciones más marcadas que la media europea. El número de ocupados caerá en 735.000 (descenso interanual de 2,5%) y el de parados ascenderían en 663.000 (+40,4%). Esto implicaría que España, con 19.637.000 ocupados, retrocedería hasta niveles de ocupación de mediados de 2006 y el Reino Unido a niveles de 2005, mientras Francia y Alemania volverían a tener tantos ocupados como tuvieron en junio de 2007. En el caso del número de parados, los casi 3,8 millones con que contaría España constituirían el máximo histórico para nuestro país y el mayor contingente entre los países observados, casi duplicando el número de desocupados previsto para Italia (1.952.000 personas) y superando también los 3,2 millones de Alemania, los 2,5 millones de Francia y los 2,3 millones de Reino Unido. De esta forma, el impacto que sobre el mercado laboral europeo está teniendo la crisis económica y financiera internacional se ha reflejado claramente en los últimos datos del Euroíndice Laboral IESE-Adecco (EIL). Así, el indicador ha sufrido su mayor contracción interanual de toda su serie histórica, que se inicia en 1999, del 6%, con el que quedó en 70 puntos, el peor resultado en tres años. El indicador español ha sido el que ha experimentado el descenso interanual más pronunciado, de un 10,3%, con el que quedó en 66,2 puntos, su menor calificación en cuatro años. Además, es el tercer retroceso consecutivo del EIL en España, algo que nunca había sucedido antes. En los próximos trimestre, el EIL reflejará el empeoramiento del mercado de trabajo, previéndose disminuciones interanuales en los dos próximos trimestres. En junio próximo, el EIL será de 67,4 puntos, perdiendo un 8,2% de su valor en comparación con el mismo período del año previo. Además de que sería la calificación más baja en seis años y medio, el indicador volvería a fluctuar dentro de la zona considerada regular. En el segundo trimestre, el número de ocupados descenderá y el de parados se elevará con respecto al año anterior en todos los países. Como resultado, por primera vez en 15 años, la UE mostrará una caída en el número de personas ocupadas, de 2.372.000 ciudadanos (lo que supone un descenso del 1,5%). Todos ellos, junto con los 474.000 ciudadanos que iniciarán la búsqueda de un empleo (la población activa crecerá un 0,3%) engrosarán el contingente de desempleados, que aumentará en 2.846.000 personas, o, porcentualmente, un 22,6%. 15,44 MILLONES DE PARADOS EN LA UE. Mientras el número de ocupados volverá a 158 millones, lo mismo que en junio de 2007, el de desempleados crecerá hasta 15,44 millones, el mayor dato en un lustro. Coherentemente con la previsión de pérdida de puestos de trabajo generalizada, en junio las tasas de desempleo de todos los países experimentará incrementos interanuales, aunque diferirán entre ellos ampliamente, desde tan sólo 1 décima hasta casi 6 puntos porcentuales. Por sexos, España volverá a encabezar la destrucción de empleos masculinos, con un recorte interanual de un 5,7% (680.000 plazas). De cumplirse esta previsión, acumularía una pérdida de 910.000 puestos de trabajo de varones entre septiembre de 2007 (momento de máxima ocupación) y junio de 2009. El total de hombres con empleo descendería hasta 11.180.000, lo que equivaldría a la ocupación masculina que se registró en el primer trimestre de 2005. En el caso femenino, la disminución en el empleo que experimentaría España, del 1,3% interanual (109.000 puestos), sería la segunda más profunda detrás de la de Reino Unido, con lo que se pondría fin a un período de 15 años consecutivos de incorporación de mujeres al empleo. MENOR JORNADA A TIEMPO PARCIAL. En cuanto a la jornada laboral, en España, la jornada a tiempo parcial es de 19 horas y media, 42 minutos por semana menos que la media europea. La diferencia es relativamente menor, pues porcentualmente es del 3,5%. En las administraciones públicas, España tiene la jornada completa más corta, con 37,4 horas por semana, que es además la más corta para todos los sectores y países. Tanto en España como en Italia, la jornada completa de las administraciones es más corta que la media comunitaria, mientras que tanto en Industria y Construcción como en servicios privados, dura más que el promedio de la UE-25.