El Consell estudiará dar la renta mínima a desempleados sin prestación si el Gobierno lo propone "con seriedad y rigor"

Generalitat, patronal y sindicatos destacan la validez del Pavace II para afrontar la crisis y empezarán a reunirse la semana próxima

VALENCIA, 21 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente segundo del Gobierno valenciano y conseller de Economía, Hacienda y Empleo, Gerardo Camps, manifestó hoy que estudiarán la posibilidad de conceder la renta mínima garantizada --contemplada por una ley autonómica-- a "algunos colectivos de parados que pierdan el subsidio" si el Ejecutivo estatal les traslade esa iniciativa "fehacientemente, con seriedad y con rigor".

Camps se pronunció así en declaraciones a los medios tras la reunión de la comisión de seguimiento del Pavace II, al ser preguntado por la posibilidad de que las comunidades autónomas participen junto al Gobierno central a la hora de complementar la prestación por desempleo de los parados que se queden sin subsidio.

"No conocemos prácticamente ninguna de las intenciones del Gobierno, excepto por lo que se ha publicado en los medios de comunicación", dijo. "Lo único que se nos da traslado, y a nivel de Dirección General, es la posibilidad de que en las comunidades autónomas que tenemos una ley de renta mínima garantizada o renta básica, ésta pudiera destinarse también a determinados colectivos"

Camps hizo hincapié en que tomarán una decisión cuando se les "traslade fehacientemente, con seriedad y con rigor" esta propuesta, dado que esa ley "no está prevista para aumentar los supuestos de lo que es en estos momentos una prestación que corresponde al Gobierno de España" y, por tanto, el Gobierno debe comunicarles "si entiende que algunos colectivos de parados que pierdan el subsidio deben ser receptores de esa renta mínima garantizada, y si va a contribuir para que se pueda realizar financieramente el pago de la misma".

"Hasta ahora no conocemos más que globos sonda y una pequeña conversación a nivel de Dirección General en ese término, que no ha ido más allá", apuntó Gerardo Camps, quien señaló que únicamente ve "con buenos ojos" lo que "se pone encima de la mesa de manera seria y rigurosa y se puede analizar el coste financiero que va a tener y, por lo tanto, si vamos a ser capaces de poder realizarlo", dijo.

"El resto a mí me parece cosas poco serias y poco rigurosas", aunque ello "no quiere decir que, hecho de manera responsable y bien, no sea una posibilidad que se pueda poner en marcha en la Comunitat Valenciana y en el conjunto del mercado laboral español", matizó.

En cuanto a la reunión celebrada hoy en un clima de "normalidad", "acuerdo" y "salvando diferencias" pasadas, Camps indicó que los firmantes del Pavace II acordaron que la próxima semana comiencen a reunirse las distintas mesas de trabajo para estudiar los temas contenidos en el pacto, "marcar prioridades" y concretar un acuerdo sobre la aplicación de las medidas "en pocas semanas".

"HOJA DE RUTA ABSOLUTAMENTE VÁLIDA"

"No estamos hablando de trabajar para alcanzar un acuerdo social, el acuerdo social ya existe, la hoja de ruta está marcada, y hoy hemos coincidido todos en que esa hoja de ruta es absolutamente válida para todos", sentenció Camps, quien remarcó la necesidad de "incidir en determinadas cuestiones por el cambio de coyuntura", como "la lucha contra el desempleo, la mejora de la financiación de las pyme, la mejora de los sectores productivos en la Comunitat y la mejora de la inversión en los municipios", con el Plan Confianza.

"Hay que saber qué medidas debemos priorizar, qué cuestiones debemos intensificar en lo material y cuantitativo, y, por lo tanto, qué otras partes pueden, no quedar olvidadas, pero sí tener un desarrollo más lento" porque "parte de los recursos que íbamos a destinar a ellas, de común acuerdo, los destinaremos a otras", explicó.

Recordó, en este punto, que siguen "esperando" obtener "una transferencia del Estado por una revisión del modelo de financiación que suponga tener mayores posibilidades de atender a la cobertura de los servicios públicos esenciales".

Por su parte, los secretarios generales de CCOO-PV y UGT-PV, Paco Molina y Conrado Hernández reclamaron que se priorice la atención a personas desempleadas y a los sectores productivos, formación profesional para el empleo, políticas de bienestar social y un compromiso de seguimiento del pacto, según recogía el documento que registraron ayer en la Conselleria, y que Camps tildó de "acertado".

ACTUACIONES EXTRAORDINARIAS

Ambos coincidieron en la urgencia de establecer actuaciones "de carácter extraordinario", como fórmulas para desempleados que ofrezcan trabajo acompañado de formación profesional, "fusiones de empresas y vinculaciones estratégicas a marcas" y, sobre todo, el impulso de "la innovación productiva y la diferenciación", detalló Molina, a lo que Hernández agregó que "la renta básica garantizada es una herramienta que podría servir".

Sobre esta cuestión, el líder de UGT-PV señaló que "en todo caso, lo que habría que ver es exactamente si hay que flexibilizar alguna cuestión más para permitir que llegue a toda la gente que en estos momentos no tiene la cobertura por desempleo".

Por su parte, el presidente de Cierval, Rafael Ferrando, indicó que la patronal autonómica "va a aportar también propuestas para profundizar en determinadas lineas" y "ver cómo se puede dar respuesta" a la crisis actual, y avanzó que irán "en la linea de mantenimiento del tejido productivo y de ver qué condiciones son aquellas en las cuales las empresas pueden desarrollar mejor su actividad sin tener que recurrir a EREs ni a despidos de personal".

Ferrando manifestó que pretenden lograrlo "viendo cómo el Pavace contempla estos aspectos y si hay dotaciones", si éstas "son suficientes" o si se deben llevar a cabo modificaciones en los planes de gobierno. "Pero lo más importate es el aspecto de voluntad, de concertación y dialogo social entre todas las partes que vamos a intentar dar respuesta a la situación", concluyó.