UGT critica que los problemas de la crisis "se están afrontando mandando trabajadores al paro"

PAMPLONA, 24 (EUROPA PRESS)

UGT de Navarra afirmó hoy que que el empleo está siendo la "víctima propiciatoria" de la crisis y consideró que los problemas derivados de la actual situación "se están afrontando por el simple procedimiento de mandar trabajadores al paro".

El sindicato sostuvo en un comunicado que esto es lo que "se deduce del fortísimo incremento del desempleo" registrado por la Encuesta de Población Activa durante el primer trimestre de este año, que ha elevado el número de parados en Navarra hasta 32.400 personas, 7.300 más que en el trimestre anterior.

UGT reconoció que, pese a la mala evolución del paro, la tasa de paro de Navarra es la segunda más baja de España, "gracias en buena parte a la concertación social y a los planes de empleo desarrollados durante estos años", pero advirtió de que "la distribución del paro denota también importantes y preocupantes desigualdades". Así, explicó que la tasa de paro de la población inmigrante triplica la media de Navarra, al alcanzar el 25,05 por ciento.

El sindicato añadió que en estas circunstancias podría parecer que el descenso de la temporalidad hasta una tasa del 21,2%, casi cinco puntos menos que hace un año, es un aspecto positivo, "si no fuera porque esa reducción evidencia que la crisis se está llevando por delante, en primer lugar, a buena parte de los trabajadores temporales, que en su gran mayoría son trabajadores jóvenes". "Esto explica que casi la mitad de los desempleados tengan menos de 35 años", añadió.

Frente a esta situación, UGT afirmó que las medidas de fomento de la contratación anunciadas por el Gobierno de Navarra son "absolutamente ineficaces, ya que el fomento del empleo sólo puede venir de la mano de la reactivación económica, y para ello es condición indispensable impulsar el consumo, objetivo que tampoco será posible si se impone la pretensión empresarial de congelar los salarios en la negociación colectiva".

Por tanto, mostró su apuesta "clara" por la mejora de los salarios y exigió al Gobierno que dirija los recursos públicos a incrementar la protección social, especialmente de los trabajadores que se están quedando sin subsidio de desempleo; a atender la formación de las personas desempleadas, para facilitar su reinserción laboral; y a avanzar en el cambio de modelo productivo, apostando por la tecnología, la innovación, la diversificación de productos, productos de mayor valor añadido, la competitividad de las empresas y la búsqueda de nuevos mercados.