A pide una reunión "urgente" a Junta para definir la aplicación del plan del textil y no descarta movilizarse

SEVILLA, 25 (EUROPA PRESS)

El sindicato CCOO en Andalucía no descartó hoy movilizaciones y acciones públicas si la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía no le concede una reunión "urgente", que espera desde febrero, para definir la aplicación del plan nacional del textil en la región.

En declaraciones a Europa Press, el secretario de Organización de la Federación de Industrias Textil-Piel, Químicas y Afines (Fiteqa) del CCOO-A, Juan Antonio Florido, explicó que este sector, del que depende unas 8.000 personas en Andalucía, "la mitad que hace unos años", está sufriendo "muy severamente" la crisis, una situación económica que agrava un estado "ya deteriorado" por el incremento de las importaciones y las diferentes normativas comunitarias que han ido recortando la producción de algodón.

En este marco, Florido señaló que el plan nacional para el textil se puso en marcha en febrero, pero que en la actualidad la Junta "aún no se ha adherido". En este sentido, pidió una reunión con la Administración regional para que explique su actitud y para que concrete la puesta en marcha del plan en Andalucía.

"Es necesario que dejen de hacer oídos sordos porque este plan está en marcha desde febrero y la Administración aún no ha definido con los agentes implicados su aplicación", indicó Florido, quien añadió que este plan es "indispensable" para el sostenimiento del empleo en la región y la reestructuración del sector.

Además, recordó que entre las peticiones de CCOO-A para la aplicación de este plan en Andalucía, se encuentra la puesta en marcha de un complemento del 30 por ciento a la prestación por desempleo de los trabajadores adheridos a expedientes de regulación de empleo (ERE), que cobran el 70 por ciento de su sueldo.

El dirigente sindical recordó que las distintas áreas del sector textil se encuentran en "mal estado", con ERE en diversas empresas de fabricación y de la confección, como Antal Textil en Antequera (Málaga), recordando además la situación de Hytasal, con el mínimo de personal, o las indemnizaciones otorgadas por Cortefiel en Málaga para reducir su personal, previendo la marcha de unas 60 personas.

Además, aclaró que de la veintena de desmontadoras existentes, se prevé la desaparición de en torno la mitad para 2010, quedando sólo una presencia "testimonial". Recordó que las políticas comunitarias pretendía que quedaran unas diez desmontadoras, "aunque ante los efectos de la crisis, este número será inferior".