Caramelo propone a los empleados que queden en plantilla "adecuación funcional" y "flexibilidad horaria"

Etiquetas

Ofrece la incorporación a un programa especial de recolocación, al que destina 60.000 euros, a quienes soliciten su adhesión al ERE

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 (EUROPA PRESS)

La empresa textil Caramelo presentó hoy al comité de empresa, en una reunión que finalizó sin acuerdo, un "plan social de acompañamiento" en el que propone a los trabajadores que permanezcan en la plantilla, tras el expediente de regulación de empleo (ERE) presentado y que afecta a 237 de los 447 empleados de A Grela, que se negocie un "sistema de movilidad y adecuación funcional", así como otro de "flexibilidad horaria".

El primero de los pactos pretende la "readaptación" de empleados a funciones "que se correspondan con los respectivos potenciales" de su perfil profesional, mientras que el segundo busca acomodar los horarios de la plantilla "a las necesidades de producción de la empresa".

El documento establece que los trabajadores de que acojan al programa de bajas indemnizadas recibirán una indemnización de 25 días de salario por año trabajado, prorrateándose los periodos inferiores a un año, y con un máximo de 12 mensualidades. Estas personas podrán acceder, además, a un programa especial de recolocación contratado con una empresa de "reconocida experiencia", para el que Caramelo reserva 60.000 euros.

Otro de los puntos del texto presentado a los representantes sindicales incide en la realización de un plan de formación durante 2009, 2010 y 2011, que incluirá a todas las personas de la organización.

RECOLOCACIÓN PREFERENTE

La empresa textil transmitió, asimismo, a los empleados, que quienes vean extinguido su contrato "tendrán derecho a la recolocación preferente" en el centro de trabajo de A Grela durante los próximos cinco años, siempre que se produzca una vacante "adecuada" a la categoría que ostentaban en el momento de la extinción del contrato.

La compañía aceptará inclusiones voluntarias en el ERE y aplicará, a los trabajadores de entre 58 y 61 años, un programa en el que podrán solicitar la jubilación anticipada, con el 80 por ciento del salario neto garantizado.

Por último, Caramelo explica que, con el fin de hacer un seguimiento del expediente de regulación, se constituirá una comisión compuesta por tres representantes de los trabajadores y otros tantos de la dirección de la empresa.