CCOO dice que los altercados en la Asamblea son fruto de la "insensibilidad" de Aguirre hacia los que padecen la crisis

MADRID, 07 (EUROPA PRESS)

El portavoz de Política Institucional de Comisiones Obreras, Jaime Cedrún, afirmó que los altercados vividos hoy en la Asamblea de Madrid son fruto de la "insensibilidad" mostrada por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, hacia los trabajadores y los que padecen la crisis económica.

En declaraciones a Europa Press, Cedrún subrayó que estos hechos vienen motivados por la falta de soluciones presentadas por los responsables del Gobierno de cara "a los trabajadores que están sufriendo de forma grave la crisis".

"Tanto en el pleno de hoy como en el monográfico sobre la crisis de la semana pasada hemos podido comprobar que no sólo desde el Gobierno regional no hay respuestas, sino actitudes de insensibilidad hacia la gente que padece el problema y en ocasiones incluso provocación", opinó.

Por ello, el portavoz del sindicato reclamó a Aguirre "que se implique en la crisis, que proponga alternativas y dé respuestas, y que no eche balones fuera".

Los diputados del PSOE y de IU abandonaron esta tarde el Pleno del Parlamento Regional como señal de protesta después de que el socialista José Quintana fuera obligado por la presidenta de la Asamblea, Elvira Rodríguez, a dejar el Hemiciclo por su actitud de apoyo a las protestas de trabajadores afectados por los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en las empresas Iveco, Arcelor Mittal y BP Solar que en ese momento se encontraban en la sala.

Los altercados se produjeron durante una pregunta al consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, sobre la industria en la región. En ese momento, los trabajadores de las empresas afectadas, que se encontraban en la tribuna ubicada sobre el hemiciclo, vieron, según explicaron a Europa Press, cómo la presidenta regional recogía sus cosas para abandonar su escaño, una actitud que interpretaron como una falta de interés por la cuestión.

Tras dos llamadas de atención a Quintana y ordenar su salida de la Cámara por corear las mismas consignas que se oían desde la tribuna de invitados, ocupadas por empleados de estas compañías, los diputados de la oposición decidieron levantarse de su escaño para mostrar su rechazo a tal decisión, de manera que permanecieron dentro del hemiciclo tan sólo aquellos parlamentarios que tenían que realizar alguna pregunta de control al Gobierno.

La concentración que mantenían medio millar de trabajadores de estas empresas ante la Asamblea de Madrid terminó con lanzamientos de tuercas y petardos, altercados que llevaron a los servicios de seguridad de la Cámara a cerrar las puertas de la calle Pablo Neruda por precaución.