CEOE recuerda al Gobierno que aún hay que flexibilizar más el marco laboral


  • Los empresarios se quejan de la avalancha de sentencias judiciales contrarias a procesos de despido colectivo.

  • Piden aclarar el marco legal de los ERE.

La CEOE pide a Empleo que baje las cotizaciones y no suprima bonificaciones

La CEOE pide a Empleo que baje las cotizaciones y no suprima bonificaciones

La CEOE cree que es necesario seguir profundizando en la reforma laboral, que en febrero cumplirá su primer año de vigencia, al considerar que se ha quedado corta y que es preciso clarificarla más.En particular, una de las principales preocupaciones de los empresarios reside en los problemas que se están encontrando en los tribunales para sacar adelante expedientes de regulación de empleo (EREs), según admitieron fuentes de la patronal a Europa Press.La reforma laboral elimina la necesidad de contar con una autorización administrativa previa para poder plantear un ERE, lo que ha abierto la puerta a impugnaciones ante los tribunales por errores de forma o por no estar suficientemente justificado el procedimiento.

Según los registros del despacho de abogados Cuatrecasas, hay hasta 22 sentencias que declaran la nulidad de procesos de despido colectivo por cuestiones como insuficiencia de documentación, vulneración del derecho a la negociación colectiva u omisión de requisitos formales.

Por contra, apenas ha otras nueve en las que se falló a favor de los empresarios al considerar que los despidos colectivos estaban ajustados a derecho.Las mismas fuentes indicaron que CEOE ha expuesto esta problemática de manera informal a la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

¿Cuál es el propósito de los empresarios? Pues como pusieron de manifiesto en el comunicado publicado con motivo de los últimos datos de paro "seguir avanzando en medidas de flexibilidad y en la moderación salarial, en los términos previstos en el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva", para lograr competitividad y acercar la recuperación económica y del empleo.Los empresarios mantienen su descontento por las últimas subidas de impuestos y la negativa a rebajar finalmente las cotizaciones sociales en un punto, como había comprometido el Gobierno.