Economía/Motor.- Unos 1.000 trabajadores catalanes de la automoción se movilizan contra casi 370 despidos

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS) Cerca de un millar de trabajadores del sector de los componentes para automóviles se manifestó hoy en Catalua para exigir la retirada de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que suponen 369 despidos en tres empresas. En Girona, los trabajadores del fabricante de tejidos para vehículos Trety se manifestaron hoy a las puertas de la compañía en Maçanet de la Selva y cortaron durante unos momentos la carretera comarcal en protesta por un expediente que amenaza a 289 personas, el 37% de la plantilla, y que la compañía presentará el próximo viernes ante la Administración laboral. El presidente del comité de empresa, Marc Contretas, explicó a Europa Press que la postura del comité será firme y contraria al ERE y, advirtió de que las indemnizaciones para los afectados deben ser justas. "Si la gente tiene que irse, que paguen lo que les corresponde", señaló. Los sindicatos acusan a Trety de esconder bajo estos despidos una deslocalización de parte de la producción a la factoría del grupo en Tánger (Marruecos), que se ocupará así del corte de las piezas. Por su parte, las plantillas de Tubsa y Flex-n-Gate --ambas fabricantes de componentes y pertenecientes a un mismo grupo canadiense-- hicieron hoy una jornada de huelga en los centros de trabajo que fue seguida por "la totalidad de los trabajadores", según CC.OO., y se manifestaron en la plaza Sant Jaume de Barcelona en contra de 80 despidos. Según explicaron a Europa Press fuentes del sindicato, un miembro del Govern recibió en el Palau de la Generalitat a una representación de los manifestantes, que trasladaron su malestar por esta medida y pidieron soluciones "alternativas". "Ahora no toca optar por los despidos porque hay otros mecanismos como los ERE temporales para afrontar esta situación de caída de las ventas", subrayaron las mismas fuentes, que aseguraron que ambas factorías mantendrán nuevas jornadas de huelga la próxima semana. En el caso de Tubsa, con sede en Sant Just Desvern (Barcelona) el expediente prevé 46 rescisiones de contratos de los 259 empleados en plantilla, mientras que en Flex-n-Gate la dirección ha planteado 34 despidos del centro ubicado en las Franqueses del Vallès, que cuenta con 209 trabajadores.