El sindicato CTA argentino lanza paros y movilizaciones en defensa del empleo

  • Buenos Aires, 21 abr (EFE).- La Central de Trabajadores Argentinos (CTA), uno de los dos grandes sindicatos del país, llevará a cabo mañana paros parciales y movilizaciones para reclamar mejores salarios y defender el empleo ante el impacto de la crisis financiera global.

Buenos Aires, 21 abr (EFE).- La Central de Trabajadores Argentinos (CTA), uno de los dos grandes sindicatos del país, llevará a cabo mañana paros parciales y movilizaciones para reclamar mejores salarios y defender el empleo ante el impacto de la crisis financiera global.

Las protestas se llevarán a cabo en todo el país en busca de "lograr medidas de blindaje social para evitar que la crisis internacional no la terminen pagando los trabajadores", anunció hoy el líder de la CTA, Hugo Yasky.

"Va a haber muchos actos en Buenos Aires y más de 50 en todas las provincias" argentinas (23), declaró a los periodistas al cabo de una reunión de la dirección del sindicato, formado en su mayor parte por asociaciones de empleados y docentes públicos.

La CTA anunció la oleada de movilizaciones en coincidencia con reclamos similares de la Confederación General del Trabajo (CGT), el mayor sindicato del país, cuya dirección responde al oficialista Partido Justicialista (peronista) y lleva a cabo negociaciones con el Gobierno de Cristina Fernández.

Las reclamaciones sindicales coinciden con negociaciones paritarias con la mayoría de los sectores empresariales en momentos en que se calcula que la crisis global ha causado el cese o suspensión de unos 60.000 trabajadores argentinos, sobre todo de la industria automovilística, metalúrgica y la construcción.

Yasky remarcó la necesidad de que se conceda "un seguro de empleo y formación para los desocupados reales" y advirtió de que la CTA declarará "un paro nacional" si no hay "respuestas satisfactorias" a sus reclamos.

La dirección de la CGT, encabezada por su líder, Hugo Moyano, mantuvo ayer una larga reunión con Fernández para pedirle aumentos en los subsidios al desempleo y en las asignaciones salariales por familia, entre otras reclamaciones.

La reunión "fue muy buena", aseguró el secretario adjunto de la CGT, Juan Belén, al negar rumores según los cuales la mandataria se negó a conceder los beneficios salariales que piden los sindicatos.

"Nos explicó que se está financiando a 60.000 trabajadores de empresas en crisis para que no se rompa el vínculo laboral, ya que un trabajador despedido es un trabajador desocupado y nadie puede predecir el tiempo que le llevará recuperar el empleo", apuntó.

"La presidenta nos informó que todo el dinero que tiene el Gobierno es para solventar y mantener los niveles ocupacionales para que no se generen despidos", insistió Belén.

La reunión entre Fernández y la cúpula de la CGT se llevó a cabo en momentos en que el Gobierno delinea su estrategia con vistas a las elecciones legislativas del 28 de junio próximo, consideradas un plebiscito para la gestión de la mandataria.