LAB cree que la situación es "dramática" y censura que CC.OO. y UGT "no vean razones" para la huelga del día 21

BILBAO, 5 (EUROPA PRESS)

El sindicato LAB apostó hoy por "dar una respuesta contundente" ante la actual "dramática situación económica y laboral", por lo que defendió la huelga general convocada para el próximo día 21, y censuró que CC.OO. y UGT "no vean razones" para apoyar esta convocatoria en Euskadi y Navarra "mientras agitan el fantasma de la huelga general en Madrid".

En un comunicado, el sindicato abertzale advirtió de que Euskadi y Navarra acumulan, en función de los últimos datos del Inem, un total de 160.570 personas desempleadas, 1.169 más que el mes anterior, lo que supone "el décimo incremento consecutivo" aunque el "más moderado desde que en julio del 2008 comenzara una impresionante tendencia ascendente".

No obstante, a su entender, "sería prematuro y aventurado considerar esta evolución como el inicio de un punto de inflexión", teniendo en cuenta que "el descenso de la actividad productiva y las dificultades económicas y financieras todavía persisten".

Asimismo, recordó que el desempleo se muestra "con mayor crudeza" entre los jóvenes y que, "a los datos oficiales de paro registrado, hay que añadir los miles de trabajadores afectados por expedientes de suspensión temporal o de reducción de jornada como consecuencia de la crisis".

También destacó que la mitad de las personas desempleadas no cobran prestación contributiva por desempleo y un tercio no percibe ningún tipo de prestación. Además, según indicó, en uno de cada tres hogares no existe ninguna persona "económicamente activa".

LAB advirtió de que, a pesar de que "el ajuste laboral se está produciendo en gran medida prescindiendo del personal temporal", las cifras de temporalidad doblan la media europea, de manera que "nos encontramos a la cabeza de Europa en términos de precariedad y, al mismo tiempo, ocupamos el vagón de cola en protección social".

SACAR PARTIDO A LA CRISIS

"Mientras tanto la patronal intenta sacar partido de la crisis chantajeando a las plantillas en la negociación colectiva y aprovechando la complicidad del gobierno central y los autonómicos para ver cumplidas sus reivindicaciones: abaratar el despido libre y eliminar todo tipo de tutela administrativa o judicial, reducción de impuestos y de cotizaciones sociales, subvenciones, ayudas económicas y líneas de crédito ventajosas...", lamentó.

En este contexto de "dramática situación económica y laboral" para los trabajadores, consideró que "el sindicalismo de clase está obligado a dar una respuesta contundente" y advirtió de que, "contra el chantaje de la patronal y las políticas gubernamentales, no valen las movilizaciones a medias tintas y al son de la batukada".

Por ello, LAB defendió la convocatoria de huelga general para el próximo día 21 y censuró que "resulta paradójico que los sindicatos de obediencia española CC.OO. y UGT no vean razones para apoyar esta convocatoria en Euskal Herria, mientras agitan el fantasma de la huelga general en Madrid".