Los sindicatos confían en que la fábrica pontevedresa de Ence esté al margen del ERE anunciado por la empresa en Huelva

PONTEVEDRA, 20 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos aspirantes a lograr representación en el comité de empresa de la fábrica de Ence en Pontevedra confían en que el complejo industrial de Lourizán no resulte afectado por la tendencia a la baja en el precio de la pasta de papel, que ha llevado a la empresa a anunciar un Expediente de Regulación de Empleo de seis meses en su planta de Huelva.

Así lo explicó hoy el presidente del comité de empresa en funciones, Pedro Soto, quien confió en que la reducción de la producción en la fábrica onubense repercuta en un aumento de la producción en Pontevedra. Así, Soto previó que la situación de Ence en Galicia está "más salvada".

Asimismo consideró también que "Pontevedra tiene un mejor puesto de salida" el representante de CC.OO., Antonio Ligero, quien se mostró "preocupado" por la situación de los trabajadores en Huelva ante el "escaso tirón" de ventas. El representante de la CIG, Eladio Torres, atribuyó también al mercado la situación, si bien aseguró que "las empresas también tienen que perder algo".

ELECCIONES SINDICALES

En una jornada en la que se celebran elecciones sindicales en la fábrica de Pontevedra, los 252 trabajadores con derecho a voto han demostrado una "altísima" participación que el portavoz de la CIG, Eladio Torres, atribuyó al "momento difícil" que atraviesa la economía y el empleo, generando "más movilización y responsabilidad".

Como candidato independiente, Francisco Luis López señaló que el anuncio de un ERE en Huelva "por falta de liquidez" significa que Ence "no se puede permitir el lujo de montar una nueva fábrica en otro sitio", en alusión a la posibilidad de que la planta de fabricación de pasta de papel abandone su emplazamiento en Lourizán, sobre el que López se mostró en desacuerdo.

También el aspirante a delegado de CC.OO. se mostró contrario al traslado de la fábrica, mientras que la CIG presentó a estas elecciones un programa "continuista" y basado en el cierre del ciclo productivo "en Galicia", sin precisar su apuesta por mantener la ubicación actual. "Es un problema político" sobre el que Eladio Torres demandó "un pacto serio" por parte de los partidos, con la participación de los sindicatos.