Más de 1.000 personas exigen la retirada del ERE de Ford dado "el aumento productivo" experimentado por la empresa

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

Más de un millar de personas --alrededor de 2.500 según la organización y en torno a 500 según la Policía Local-- exigieron hoy en Valencia la retirada del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a los trabajadores de Ford al considerarlo una medida "totalmente injustificada".

En este sentido, señalaron "el considerable aumento productivo" experimentado por la empresa, que además tuvo unos beneficios "próximos a los 1.050 millones de euros" en 2008. Durante la manifestación en la que los representantes de los trabajadores realizaron estas consideraciones también se protestó por "la paralización de las negociaciones del convenio", de las que se responsabilizó a la dirección de la empresa.

Así, se exigió "el mantenimiento de los derechos contemplados en la actualidad", entre los que se aludió a los contratos fijos de los relevistas con más de seis años de antigüedad y a la jubilación de las personas con 60 años.

La marcha, que salió desde la plaza de San Agustín a las 11.30 horas, y recorrió diferentes calles del centro de la ciudad --San Vicente, Plaza de la Reina, calle Miguelete, Plaza de la Virgen y calle Caballeros--, concluyó en la Plaza Manises a las 13.45 horas. A lo largo del recorrido, la comitiva portó una pancarta en la que se podía leer 'Ford y el sector del auto en lucha: sí al empleo, no a la ERE'. Asimismo, se escucharon gritos de protesta por la ausencia de UGT.

La movilización se suma a la que tuvo lugar el pasado martes ante el Palau de la Generalitat, y que también fue aprobada con los votos de CGT, CCOO y STME, y la abstención de UGT, en el pleno del Comité de la Empresa celebrado el 27 de abril. En la protesta participaron la diputada del grupo de No Adscritos y miembro de EU, Glòria Marcos, y la coordinadora general de EUPV, Marga Sanz.

En declaraciones a los medios, la secretaria general de CGT-Ford, Francisca Cuesta, denunció la aplicación de este ERE "que la administración firma con una gran empresa para que pueda tener trabajadores a su antojo, adscritos a unos despidos temporales", dijo. Además, insistió en que estos despidos "están penosamente justificados, dada la producción de la empresa, que asciende a las 900 piezas y a los 600 focus". Por esta razón, consideró "no son la solución ni el chantaje para tener fuera de Ford a empleados".

En relación con el convenio, explicó que ha sido "paralizado" por la empresa "por tercera vez", y manifestó que su posición frente a él es "el mantenimiento de derechos". "Los trabajadores han dado toda la flexibilidad durante 33 años para que ahora, justificándolo en una crisis coyuntural, se les retiren los derechos que tanto ha costado conseguir", manifestó Francisca Cuesta. "No se pide nada que no tengamos ya", añadió

Por su parte, el representante de CCOO en Ford, Miquel Rosaleny, aseguró que con la manifestación se pretende "demostrar" al director general de Trabajo, Román Ceballos, y al propio presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que su administración "tiene aprobado un expediente exagerado".

Así, explicó que el ERE se presentó para 1.100 trabajadores "pero sólo 400 de ellos están en el paro" y denunció que diariamente "se recuperen empleados para hacer producción adicional". De hecho, señalo que la empresa ha creado "un mini turno de noche con 140 empleados", lo que ha permitido que la producción total de la factoría "haya pasado de 1.100 a 1.800 coches en tres semanas".

Por esta razón, exigió el adelanto de la reunión de seguimiento del ERE prevista para la última semana de junio y la retirada del mismo "con la consiguiente vuelta al trabajo de los 400 compañeros en el paro". Estas reivindicaciones, además, se recogieron en un manifiesto difundido desde los sindicatos, que el lunes presentarán ante el Comité de la empresa Ford.

"INDIGNACIÓN"

La coordinadora general de EUPV, Marga Sanz, que apoyó las reivindicaciones de los trabajadores de Ford, aseguró que su partido "acudirá a Europa a defender los puestos de trabajo". Asimismo, manifestó su "indignación" porque una empresa como Ford "con 1.050 millones de beneficios en 2008" esté "continuamente recurriendo a EREs y a la reducción de turnos".

Por su parte, Glòria Marcos respaldó ese apoyo a los trabajadores y recordó "los importantes beneficios y la ayuda institucional que ha tenido Ford". "No tiene ningún sentido que una empresa que gana dinero, y además obtiene dinero público, realice ERE para sus trabajadores", indicó. Por ello, instó al Gobierno central y al autonómico "a tomar medidas para proteger los puestos de trabajo", algo que consideró "la única manera real de salir de la crisis".