Miles de trabajadores salen a la calle en Brasil en defensa del empleo

  • Río de Janeiro, 11 feb (EFE).- Miles de trabajadores protestaron hoy en las principales ciudades de Brasil en defensa de los salarios y contra las amenazas de despidos masivos que mantienen en pie de guerra a los sindicatos del sector industrial.

Miles de trabajadores salen a la calle en Brasil en defensa del empleo

Miles de trabajadores salen a la calle en Brasil en defensa del empleo

Río de Janeiro, 11 feb (EFE).- Miles de trabajadores protestaron hoy en las principales ciudades de Brasil en defensa de los salarios y contra las amenazas de despidos masivos que mantienen en pie de guerra a los sindicatos del sector industrial.

"El Día Nacional de Lucha" fue organizado por la Central Única de los Trabajadores (CUT) y sus filiales en las ciudades del cinturón industrial de Sao Paulo, en Río de Janeiro y en Curitiba, entre otras localidades, mientras que el ministro de Trabajo, Carlos Lupi, anunciaba un paquete de medidas que podría adoptar el Gobierno Federal ante la oleada de pérdidas de empleos.

Centenares de obreros paralizaron durante media jornada la planta de la ensambladora de autos Volkswagen en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en el interior de Sao Paulo, donde trabajan 11.000 personas, informó la propia CUT.

Esta manifestación también paralizó una de las principales arterias viales de la metrópoli, mientras los trabajadores apelaron al humor y la ironía para protestar contra el capitalismo, los bancos y las altas tasas de interés que rigen en Brasil, de hasta más de 200 por ciento anual en créditos al consumo.

También arremetieron contra empresas a las que los sindicatos acusan de estar aprovechando la excusa de la crisis para ejecutar despidos masivos y reducir sus costos laborales.

Empleados afiliados a sindicatos regionales de la industria química, la confección textil, la construcción civil, el petróleo y la banca se sumaron a las protestas en varias ciudades.

Estos sectores, así como los de minería, siderúrgica y, especialmente, automotriz han sido los más afectados por el brusco frenazo de la economía brasileña.

El presidente de CUT, Artur Henrique, y otros líderes sindicales recalcaron que las protestas reafirman que la defensa de los empleos y salarios debe ser "la prioridad absoluta" de Brasil en este momento de crisis.

En Río de Janeiro, la segunda metrópoli del país, centenares de personas se agruparon frente a la sede principal de la trasnacional brasileña Vale do Río Doce, para manifestarse contra los miles de despidos y ajustes de salarios que ya ha anunciado la minera.

Según la CUT, Vale "simboliza el oportunismo de quien tiene mucho dinero y muchas ganancias, pero se aprovecha del clima de terror para defender despidos y disminuir salarios".

Henrique afirmó que en 2008, año de auge en la economía de Brasil hasta el derrumbe del último trimestre, hubo 15 millones de despidos, contra 16,5 millones de nuevos contratados.

En Brasil "es muy fácil despedir pues el mercado está desregulado, flexible", y su costo es transferido a los productos finales, afirmó.

Mientras tanto, el ministro del Trabajo anunció un "paquete de empleo", con una serie de medidas que podría adoptar el Gobierno Federal para contener la crisis.

Lupi propuso ampliar de cinco a siete meses el plazo de pago del seguro de cobertura al desempleo y flexibilizar el acceso de los trabajadores a sus ahorros en un fondo federal que garantiza el pago de indemnizaciones por años de servicio.

El ministro dijo confiar que en enero se haya detenido la sangría de empleos que llevó a la economía formal brasileña a perder un récord de 650.000 puestos de trabajo en diciembre pasado.

Entre las medidas oficiales ya aprobadas, Lupi citó un aumento del 5,92% en las pensiones de los jubilados, retroactivo a partir del 1 de febrero, cuando entró en vigencia el nuevo salario mínimo, que equivale a unos 200 dólares mensuales.