Nissan anuncia el recorte de gastos y de empleo por "la peor crisis del motor"

  • Tokio, 9 feb (EFE).- El fabricante japonés Nissan anunció hoy el despido de 20.000 trabajadores hasta marzo de 2010 y recorte de gastos por la "peor crisis de ventas de la historia del motor", según Carlos Ghosn, presidente de la alianza Renault-Nissan.

Tokio, 9 feb (EFE).- El fabricante japonés Nissan anunció hoy el despido de 20.000 trabajadores hasta marzo de 2010 y recorte de gastos por la "peor crisis de ventas de la historia del motor", según Carlos Ghosn, presidente de la alianza Renault-Nissan.

El tercer fabricante nipón, que presentó unas pérdidas netas de 915 millones de dólares en el último trimestre de 2008, iniciará un plan de reformas a comienzos del año fiscal 2009, en abril, que prevé un recorte de los costes laborales en Europa y EEUU de alrededor de un 20 por ciento.

Nissan anunció hoy las primeras pérdidas netas de la era Ghosn, que serán de 2.900 millones de dólares para cuando termine el ejercicio fiscal 2008 en marzo próximo.

El plan de crisis de Nissan presentado por Carlos Ghosn supone la reducción de la contratación "al mínimo" y la eliminación de empleos temporales, días laborables (de cinco a cuatro jornadas) y horas extras, así como un recorte de gastos que permita afrontar la crisis y asegurar la liquidez.

No obstante, el franco-brasileño, al frente de Nissan desde que en 1999 se llegó a la alianza con Renault, afirmó que no cerrarán ninguna planta en el mundo pues "confiamos en que la industria se recupere", aunque sí recortarán la producción un 20 por ciento.

Según el presidente de Nissan, no se sabrán más detalles del plan de despidos hasta mayo, pero se comenzará a negociar con los sindicatos lo antes posible para "adaptar la reducción de costes laborales a la de ingresos".

Asimismo, Nissan recortará el 10 por ciento de su salario a los directivos y un 5 por ciento a los "managers" en todo el mundo, además de reducir gradualmente la semana laboral de cinco a cuatro días en sus líneas de montaje.

La caída de las ventas en el último trimestre fue del 18,6 por ciento respecto al mismo trimestre del año anterior, pero Nissan espera que para el ejercicio de 2009 sean aún mayores, con la demanda reduciéndose incluso en los mercados emergentes.

Carlos Ghosn destacó las pobres ventas en Estados Unidos y Europa -especialmente en España y el Reino Unido- y dijo que la bajada se ha dado "en el peor contexto posible", debido al alcance de la crisis y al fortalecimiento del yen frente al dólar y el euro.

Ghosn recordó que esta crisis afecta a todo el sector y que no se sabe cuánto puede durar, aunque confía que Nissan pueda afrontar la reestructuración tras la espiral de pérdidas que sufrió la compañía hasta 2000, un año después de firmar la nueva alianza con Renault.

El directivo pidió al Gobierno japonés que tome medidas para incentivar a la industria, como ya han hecho países como Estados Unidos, Francia o Italia, aunque reconoció que las políticas de ayuda niponas van por el bueno camino.

Según el franco-brasileño, Nissan se centrará en el desarrollo de modelos eléctricos e híbridos para reactivar las ventas aunque detendrá otros proyectos en desarrollo e incluso suspenderá el plan de negocios para el período 2008-2012.

El directivo dijo que "la crisis financiera que parecía que iba a tener un alcance limitado se ha expandido" y que en este contexto la única alternativa es recortar los gastos y adaptar la producción, y que estas medidas durarán lo que sea necesario hasta que la economía se recupere.

Ghosn recordó que Nissan adaptará la producción a la demanda y cancelará su participación en los proyectos de líneas de montaje que se iban a desarrollar en Marruecos e India.

Del mismo modo, Nissan potenciará sus acuerdos y proyectos con la francesa Renault, a través de políticas de I+D conjuntas y una aportación de liquidez de 750 millones de euros por parte de cada uno de los socios.

El fabricante japonés se centrará en el núcleo del negocio automotriz, dejará de participar en competiciones del motor y reducirá los gastos de capital en un 14 por ciento en el ejercicio de 2009, después de haber invertido un 21 por ciento menos en el año fiscal 2008 respecto al año anterior.