Sánchez Simón llama "a la calma" a los estibadores de Las Palmas y asegura que la negociación del ERE continúa "abierta"

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 24 (EUROPA PRESS) El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Javier Sánchez Simón, ha hecho un llamamiento "a la calma" a los estibadores del Puerto de La Luz, en Las Palmas de Gran Canaria, después de los enfrentamientos que se han producido hoy entre los trabajadores de la Sociedad de Estiba y Desestiba (Sestiba) y la Guardia Civil durante un acto conmemorativo a Winston Churchill. "Hay que llamar de nuevo a la calma y hay que llamar de nuevo a lo que es un espacio civilizado de comportamiento. Hay una negociación abierta, hoy, de hecho, hoy está previsto hacer esa reunión. Espero que se siga la convocatoria y que se reúnan, y que se pueda dialogar", señaló Sánchez Simón en declaraciones a los medios en relación con lo disturbios acaecidos hoy en los alrededores del Puerto de La Luz y sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Sestiba. Sánchez Simón que no presenció lo ocurrido, ya que aunque estaba previsto que acudiera el acto, al ver que los estibadores se habían concentrado en el lugar, decidió ausentarse para que no interpretaran su presencia como "una provocación", calificó los incidentes de "lamentables" porque en el acto, insistió, "no tenía nada que ver la Autoridad Portuaria, lo único que se realizaba en un recinto de la Autoridad Portuaria". "Me resultaba bastante complicado ir cuando me enteré que en lo que podía consistir mi presencia era en una provocación, pues decidí no acudir al acto, entre otras cosas, para que esa provocación no fuese interpretada en mi presencia como ningún tipo de provocación y no deslucir el acto, que se trataba de desarrollar. No lo he conseguido porque al final la posesión ha sido de que, a pesar de eso, pues hacer ese deslucimiento de ese acto cívico y lo que siento muchísimo de que se haya producido así", se lamentó Sánchez Simón. De todas formas, relató que la "única versión" que le ha llegado se centra en que había personas "que no estaban invitadas a participar en ese acto" patrocinado por una organización "privada sin ánimo de lucro pero absolutamente privada como es la Real Sociedad Económica --de Amigos del País-- y que los estibadores, como cualquier persona, tienen derecho a estar en el muelle pero, desde luego, no para efectuar ningún tipo de acto de insulto a los presentes, de arrojar objetos hacia los presentes ni nada por el estilo". En cuanto a la intervención de la Guardia Civil, aseguró que son "absolutamente profesionales", de ahí que dudó "muchísimo" que por parte de los agentes de la Benemérita hubiera "ningún tipo de provocación". "Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sé que son absolutamente profesionales, sé que están absolutamente preparados para estar en situaciones de este tipo, con lo cual yo dudo muchísimo que, por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, haya ningún tipo de provocación, más bien lo que entiendo que dentro de la situación que hay de follón, de lío, dentro del Puerto con Expediente de Regulación de Empleo (ERE) hacia Sestiba, pues la presencia de 20 ó 30 personas que estaban allí, pues bueno, esperando mi presencia, pues al final que determinaron se hubiesen desencadenado los hechos en que se han desencadenado", apuntilló. En cuanto a su seguridad personal, aseguró que no tiene. "Tampoco creo que es un tema que por ahora tenga que necesitar". Agregó que lo ocurrido hoy no estaba previsto y señaló que él está ahora mismo ocupando un "puesto determinado". "Lo que ha pasado hoy era un hecho no avisado, no previsto. Yo ni voy de valiente ni voy de nada, yo lo que voy de una persona normal que está ocupando un puesto determinado y que en este momento, a parte de que no se resolvería nada, llevarse un palo, la verdad, si fuese una solución, encantado, pero es que no es ninguna solución, aparte de que no estaría dispuesto. El tema está en que hay una caída de tráfico y lo que tiene que haber son ganas y voluntad de negociar", apostilló. De todos modos, reconoció que "evidentemente" habrá que tomar "ciertas precauciones pero fundamentalmente por el tema del edificio". Sánchez Simón lamentó "muchísimo" lo ocurrido y apuntó que de haberlo conocido se habría suspendido el acto. Asimismo, indicó que llamaría a los presentes en el acto para expresarle su pesar por los hechos. PROCESO DE NEGOCIACIÓN Asimismo, Sánchez Simón señaló que el ERE que afectará a los 170 estibadores será una realidad cuando la Autoridad Laboral lo apruebe aunque insistió en que actualmente "hay un proceso de negociación previa". Agregó que "si se alcanza la negociación y se alcanza un acuerdo, el que sea, asumible por parte de los trabajadores y asumible por parte de las empresas, ese ERE se cambiará; ahora que si no hay un acuerdo asumible por las dos partes, pues tendrá que cambiar porque no hay otra solución, no hay otra salida". En este sentido, reconoció que la "presión" de la Autoridad está en la "presión" de los costes portuarios. "Existe lamentablemente la posibilidad de que se pierda tráfico con estos costes y, que por otra parte, tenemos un exceso de costes muy grande y ese exceso de costes tan grande, tan grande, en épocas de vacas gordas era posible asumirlo pero es que ahora mismo en el mundo entero han bajado los tráficos un 30 por ciento y en nuestro Puerto también ha bajado un porcentaje muy similar y no se pueden asumir esos costes", explicó. Por ello, hizo hincapié en que cuando se produce un "exceso de precios, un exceso de costes, o baja el empleo, o bajan los sueldos". "Yo no tengo ningún interés de poner una persona en la calle, absolutamente ningún interés, sino más bien todo lo contrario, respetar al máximo todos los puestos de trabajo pero tiene que ser a base de una reducción de sueldo, directamente a través de una reducción de sueldo. Si los ingresos han bajado, pues tienen que suponer una reducción de sueldo mayor porque la otra opción, qué vamos a pedir una impuesto a cada uno para pagar el sueldo de los estibadores porque no hay otra fórmula", ironizó.