Trabajadores de Caramelo exigen a la Xunta que medie con la directiva de la empresa para evitar los 237 despidos

Denuncian que el ERE es una "farsa" y temen que el grupo textil cierre "a corto plazo" su factoría de A Coruña

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 (EUROPA PRESS)

Más de 200 trabajadores de Caramelo --según fuentes de la Policía Nacional-- se manifestaron hoy delante de la sede de la Xunta para exigir al Gobierno autonómico --que a través de la sociedad de capital riesgo Sodiga posee el 7,5 por ciento de las acciones del grupo textil--, que medie ante la dirección de la empresa antes de que concluya el periodo de consultas del expediente de regulación de empleo (ERE) de la firma, el próximo 8 de junio, a fin de evitar los 237 despidos.

Los manifestantes, que representaron el entierro de Caramelo con un ataúd de cartón sobre el que colocaron dos conejos muertos y al que rodearon con sus batas de trabajo, corearon consignas contra el Gobierno gallego y el accionista mayoritario del grupo textil, Manuel Jove --"Este ERE es un fraude", "Conselleira de Traballo manda el ERE al carajo" o "Ni un despido en Caramelo"--.

En sus pancartas podían leerse lemas como 'Paremos los despidos en Caramelo, no a la deslocalización del textil' o 'Si Jove despide, la Xunta es culpable. Jove mata y Beatriz Mato --conselleira de Traballo-- remata'.

El objetivo del comité de empresa es, según aseguró su portavoz, Dores Martínez, llegar a un acuerdo "bueno" para las dos partes, de forma que se garantice la viabilidad de Caramelo y evite los 237 despidos planteados.

Por ello, la responsable nacional del sector textil de la CIG volvió a solicitar la intermediación de la Consellería de Traballo en las negociaciones con el comité de empresa, así como la de Economía e Industria, a cuyo titular demandó, además, una reunión con los representantes de los trabajadores. "En su condición de socio debería formar parte de esa mesa de negociación", reiteró al considerar que el conselleiro tiene "una implicación y responsabilidad directa" en este caso.

Respecto a Traballo, reconoció que el comité de empresa y las centrales sindicales se reunieron el día 30 de abril con el director general de Relaciones Laborales, Odilo Martiñá, antes de que se presentara el ERE ante la Xunta, aunque precisó que la mediación no llegó a producirse.

EL ERE, "UN FRAUDE"

Martínez calificó de "fraude" y de "farsa" el ERE que el grupo textil registró oficialmente el pasado día 8 en la Consellería de Traballo, al sostener que existen "tres planes de viabilidad distintos". Los tres documentos reflejan un contenido "diferenciado", según aseveró, respecto a las causas que justifican los 237 despidos y la evolución de la situación económica de la empresa, precisó.

El comité de empresa advirtió este hecho en la reunión del pasado viernes con el director adjunto de Caramelo, José Ángel Martín Borregón, y la jefa de Recursos Humanos, María Piñeiro. "Nos dimos cuenta de que los que estábamos en esa mesa estábamos mirando tres planes distintos, con un contenido e información diferente", reiteró.

Según añadió, ambos responsables se comprometieron a entregar el plan y la documentación "supuestamente definitiva" --la registrada en Traballo, indicó Martínez-- a los integrantes del comité de empresa este miércoles, cuando mantendrán la quinta reunión para negociar las condiciones del ERE.

No obstante, reconoció que la empresa mantiene una "actitud inflexible e intransigente", centrada "únicamente" en "hablar de los 237 despidos", apuntó. Por ello, a juicio de Martínez, Caramelo trata de presentar una documentación que "resulte creíble" para la posterior aprobación del ERE por parte de la Administración laboral gallega.

CIERRE DE LA FÁBRICA "A CORTO PLAZO"

La portavoz del comité de empresa advirtió de que, ante la documentación remitida, su preocupación no se limita a los 237 despidos, sino que abarca a la totalidad de los trabajadores de la factoría de Caramelo en A Grela (A Coruña) --el personal de esa planta asciende a 447, mientras que el grupo suma 837 trabajadores en plantilla--. "Es muy evidente que no queda ningún tipo de garantía de mantenimiento ni de los puestos de trabajo restantes", aseveró.

En esta línea consideró que el problema alcanza a todo el personal de A Grela y hace "presuponer" al comité de empresa "un cierre a corto plazo de la fábrica que --Caramelo-- tiene en el polígono de A Grela".

RECRUDECIMIENTO DE LAS PROTESTAS

Los trabajadores prevén "ampliar" su calendario de movilizaciones, aunque esa decisión dependerá del resultado de la reunión de este miércoles con responsables de la firma. El comité de empresa defiende "la vía de la presión" para que el grupo textil "atienda" su "requerimiento", que pasa por evitar la "ejecución" de los 237 despidos.

"Son innecesarios y no están en absoluto acreditados", afirmó Dores Martínez, quien, por el contrario, señaló la necesidad de constituir una mesa de negociación que se dirija a "buscar la rentabilidad económica de la empresa" y "hablar de las causas de su situación actual".

"Tenemos muy claro que esas medidas correctoras no tienen que incidir sobre el número de trabajadores contratados, sino sobre un cambio de rumbo del equipo de gestión, de organización y de producción de la empresa", defendió.