Invertir en flexibilidad y conciliación reduciría el absentismo y ahorraría 5.000 millones al año

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Implantar medidas de flexibilidad laboral y conciliación de vida laboral y familiar en las empresas podría reducir la tasa de absentismo laboral española de dos a tres puntos, lo que supondría un ahorro de 5.000 millones de euros al año, según un estudio de la Fundación Másfamilia, la Escuela de Negocios EOI y la consultora Tatum presentado hoy en una rueda de prensa en Madrid.

El absentismo laboral, un fenómeno que se ha intensificado en los últimos años y que las empresas denuncian como uno de sus principales problemas, costó el año pasado a las empresas 12.700 millones de euros (2.500 euros al año de media por trabajador), el equivalente al 1% del PIB.

Los autores del informe han comparado la tasa de absentismo laboral de las empresas familiarmente responsables (efr) con las de aquellas que no disponen de este certificado y han concluido que los trabajadores de las efr faltan menos al trabajo. De hecho, mientras que la tasa española de absentismo se encuentra en el 5,3%, en las empresas familiarmente responsables este porcentaje baja hasta una media del 3%.

Entre otras causas que explican esta diferencia, explicaron los autores del estudio, se halla el hecho de que las empresas consideradas familiarmente responsables optan por medidas de motivación al trabajador en vez de por una política sancionadora.

En España hay actualmente 125 empresas en posesión del certificado de empresa familiarmente responsable, que concede la Fundación Másfamilia tras una serie de trámites y el compromiso de la empresa de cumplir con un conjunto de requisitos vinculados a la conciliación de la vida laboral y familiar, a la igualdad de oportunidades, etc.

Entre estas 125 empresas se encuentran compañías energéticas como Iberdrola, Endesa, Enagás y CLH, aseguradoras como Mutua Madrileña y Zurich, entidades financieras de la talla de BBVA y Banco Santander, empresas tecnológicas como Microsoft e Indra, y farmacéuticas como Roche-Farma, Sanofi-Aventis o AstraZéneca. Pero también hay pymes que lo tienen y que cada vez están más concienciadas con este tema, según destacó la profesora de EOI Carmen Vallejo.

En el caso de las grandes compañías, el certificado de efr se renueva cada tres años y en el caso de las pymes, cada dos. Roberto Martínez, director de la Fundación Másfamilia, destacó que este certificado no es vitalicio y que para seguir manteniéndolo hay que cumplir con un determinado modelo de gestión, orientado hacia la conciliación y la flexibilidad laboral.

UN ABSENTISMO 'BUENO' ES POSIBLE.

El informe distingue entre un absentismo 'bueno' y otro 'malo'. El 'bueno' es el que lograrían las empresas si invirtieran más en tener a sus empleados contentos, ayudándoles a conciliar y a tener un horario más flexible, en definitiva, a tener en cuenta que son personas con una vida privada. El absentismo 'malo' es aquel que no está justificado o del que abusan los trabajadores para no tener que acudir a su puesto.

Según el estudio, son muchos los motivos que llevan al trabajador a faltar reiteradamente al trabajo. Entre ellas, destacan las visitas al médico (22,9%), la conciliación de la vida laboral y personal (21,4%), o el permiso por defunción de familiares y trámites en horario laboral.

Según Roberto Martínez, en la mayoría de los casos, el absentismo laboral no está justificado, siendo la falta de motivación y la insatisfacción laboral las razones principales de los trabajadores para faltar a su puesto.

Por ello, los autores del informe consideraon necesario incentivar la flexibilidad para poder dar opción a ausentarse del trabajo en momentos puntuales, sin considerarse propiamente absentismo (por ejemplo, acudir a las tuterías del colegio de los hijos).

En el estudio se destaca que las mujeres son las que se ausentan en más jornadas laborales para poder conciliar vida laboral y familiar, con una media de 4,4 días, casi el triple que los hombres (1,7 días). Cuando los motivos son por enfermedad, los hombres faltan 8,4 días al año, frente a los 6,3 de las mujeres.

Martínez reconoció que aún queda camino por recorrer, pero se mostró convencido de que las empresas familiarmente responsables "serán la norma y no la excepción" con el paso del tiempo. Por ahora, el presidente de la Fundación Másfamilia echa de menos el compromiso de la CEOE con este tema y una actuación más decidida del Gobierno.