Aguilera se muestra "indignada" por el "ataque" al sector fresero para "dificultar" la comercialización

La Junta "no dudará" en querellarse contra la productora si ve indicios de delito

SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS)

La consejera andaluza de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, se mostró hoy "indignada" ante el "ataque" al sector fresero con el reportaje de la televisión francesa 'France 5,CNC' para "dificultar e impedir" la comercialización de la fresa andaluza.

En declaraciones a Europa Press, Aguilera destacó que el sector está habituado a la activación de este tipo de mecanismos en contra del sector fresero "cuando se comienza a comercializar fresas en otros países".

"Es un ataque absolutamente increíble e indigno para un sector que es profesional y que cuida mucho la mano de obra y que cuida mucho que su producto tenga la mayor calidad", subrayó, y a lo que añadió que niega "rotundamente" lo que parece dar a entender ese reportaje.

Ante esto, la consejera de Agricultura y Pesca explicó que la Junta ha pedido una copia del reportaje emitido a la televisión francesa para estudiar y analizar el reportaje y "ver si hubiera indicio de delito", por lo que advirtió de que "la Junta no dudará en querellarse contra la productora" si lo hubiera.

"No pueden quedar impugnes los ataques a personas que están trabajando honradamente en el sector", apostilló la consejera de Agricultura y Pesca, por lo que alertó de que "siempre tendrán enfrente al Gobierno y Clara Aguilera".

Un reportaje de la televisión francesa 'FRANCE 5,CNC', que fue emitido el día 26 de mayo de 2009, muestra un sector fresero de Huelva "agresivo" con el medio ambiente, en el que incluso las temporeras sufren "acoso, moral y sexual, y a veces abusos sexuales".

Según la sinopsis realizada por la cadena en su página web, consultada por Europa Press, el reportaje -- de 51,51 minutos-- se refiere a la fresa de Huelva como "el oro rojo del sur de España" y añade que "las imágenes son sorprendentes y revelan todos los artificios obligatorios para engañar la naturaleza, las toneladas de plástico y todos los aditivos químicos, a menudo dudosos, a veces ilegales, pero necesarios para rentabilizarlas".

Así, el reportaje se refiere a esta industria agroalimentaria como "una adición de catástrofes: sanitaria, humana, social y medioambiental" y añade las "agresiones sobre el entorno, medio ambiente, como sobre la capa de ozono" de la fresa, así como descubre "las condiciones de vida de las trabajadoras temporales que vienen desde Rumania, de Polonia y, cada vez más, de Marruecos".