Alcalde de Cartaya indica que los inmigrantes y asentamientos están siendo "utilizados para vender información"

HUELVA, 28 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Cartaya (Huelva), Juan Antonio Millán, aseguró hoy que los inmigrantes y asentamientos de la provincia de Huelva están siendo "utilizados como producto informativo, para vender información y, en otros casos, como propaganda mediática de organizaciones no representativas en el mundo social".

En una nota, el también vicepresidente de la Comisión de Inmigración de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y miembro de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) defendió que a los ayuntamientos les "preocupa muchísimo los asentamientos irregulares, sin embargo no podemos evitarlos".

Así, aludió a la "falta de competencias, de medios ante una situación que nuestros municipios no han generado y que nos sentimos incapaces de evitar, siendo por supuesto los primeros a los que nos duele esta situación y que sentimos muchísimo las condiciones en las que viven estas personas".

Por otro lado, el alcalde aclaró que, "por carácter humanitario, se trabaja con las administraciones y las organizaciones que atienden a los inmigrantes, pero todos tenemos unas limitaciones de recursos humanos y medios para atenderlos como corresponde".

Sobre la emisión en Francia de un reportaje que muestra un sector fresero onubense relacionado con la "contaminación" y los "abusos", entre otros aspectos, Juan Antonio Millán explicó que es una imagen "tergiversada de Huelva y de sus productos hortofrutícolas", así como defendió que "no se puede ver deteriorada por la campaña interesada de unos cuantos poniendo en peligro los mercados de nuestros productos y la estabilidad de muchos puestos de trabajo".

En defensa del modelo que se aplica en la provincia, "que se está perfeccionando y mejorando cada campaña y que sin ser perfecto está reconocido por la Unión Europea (UE) como uno de los mejores que existe en la actualidad", aseguró que ya se prepara la próxima campaña e indicó que ha propuesto a la Subdelegación del Gobierno en Huelva que se incluya un plan estratégico que se ha redactado con los ayuntamientos, dialogando con las ONGs, encaminado a lanzar una campaña "de disuasión y acciones para evitar que en la próxima campaña se produzcan asentamientos".

En esta línea, Millán quiso hacer un "reconocimiento público del esfuerzo" que hacen los empresarios y los sindicatos para ordenar los flujos migratorios durante la campaña agrícola, gestionando los casi 90.000 trabajadores "de forma que ni falten ni sobren trabajadores y también haciendo que los que vienen concertados, precontratados o contratados a trabajar en la campaña dispongan de alojamiento digno".

Así, recordó además que frente a estos 90.000 trabajadores que trabajan en campañas agrícolas, y "viven con dignidad, existen unos 1.500 trabajadores en asentamientos irregulares que consideramos que hay que evitar, pero el problema se escapa de nuestras manos y competencias, ya que el 90 por ciento no puede trabajar por no disponer de permiso de trabajo y el 20 restante ha venido de forma espontánea, desorganizada y sin preocuparse de contactar con los mecanismos de contratación en otras provincias españolas".

UN 50 POR CIENTO NACIONAL

Por ello, rechazó que los asentamientos ilegales "se pongan como ejemplo de lo que sucede en Huelva, ya que de los 90.000 trabajadores que se necesitan para la campaña este año, en torno a un 50 por ciento han sido trabajadores que viven en nuestros pueblos, que tienen su residencia habitual en nuestras ciudades y que son españoles o extranjeros que disponen de una vivienda digna, integrados en nuestras ciudades".

Por otro lado, informó de que "unos 25.000 trabajadores han venido desplazados de otras campañas, tratándose de extranjeros con permiso de trabajo que van de campaña en campaña agrícola buscando empleo para poder enviar a su familia la remesa económica".

Según informó Millán, éstos "viven en alojamientos facilitados por los agricultores o, en otros, hay personas que vienen todos los años y que ya tienen concertadas viviendas o alojamientos en régimen de alquiler, incluso son residentes que se van a concatenar campañas y vuelven cuando comienzan las nuestras".

Y, en lo que respecta al tercer bloque de trabajadores, "este año calculo que sólo han venido contratados en origen unos 15.000 trabajadores, 9.000 marroquíes y 6.000 del resto de países terceros" y recordó que "las previsiones iniciales eran muy superiores, previéndose en julio de 2008, cuando comenzaron los preparativos de esta última campaña la llegada de un número equivalente a los cupos anteriores".