Chiringuitos de Matalascañas serán espacios fijos a partir de 2010 y podrán contar con concesiones de 15 años

ALMONTE (HUELVA), 13 (EUROPA PRESS)

Los chiringuitos establecidos en Matalascañas, en Almonte (Huelva), contarán a partir de 2010 con un mapa de reubicaciones definitivas y pasarán a ser considerados como establecimientos fijos durante todo el año, en lugar de desmontables de temporada, como hasta ahora, y podrán contar con concesiones por un plazo de 15 años.

Así lo explicó en una nota el Ayuntamiento de Almonte, que resaltó que, después de casi un año de reuniones de la mesa de trabajo entre el Ayuntamiento, el Servicio Provincial de Costas y la Asociación de Chiringuitos, se ha llegado a un acuerdo que permitirá a Costas otorgar las concesiones al Ayuntamiento de Almonte por estos años.

Según indicó el Consistorio, "este acuerdo posibilitará a los concesionarios amortizar las inversiones necesarias para mejorar los servicios y la calidad de los establecimientos de la playa de Matalascañas". Además, de cara a la temporada 2009, los chiringuitos permanecerán en sus ubicaciones actuales pero acogiéndose a las medidas máximas que marca la Ley de Costas, es decir, 150 metros cuadrados.

Asimismo, podrán contar con aseos anexos y con sótanos de 50 metros cuadrados, que no computarán en las medidas máximas establecidas y que permitirán mejoras importantes para la actividad y para la playa, como la recogida selectiva de basuras y un mejor impacto estético y calidad en el servicio.

Las concesiones se darán para un período de cinco años más dos renovaciones de otros tantos años más, condicionadas al cumplimiento de las condiciones que marcan la concesión, esto es, la superficie máxima de ocupación, separación entre ellos, entre otros.

En la reunión celebrada hoy han participado el subdelegado del Gobierno en Huelva, Manuel Bago, junto al jefe del Servicio Provincial de Costas, Gabriel Cuena, la concejala de Playa de Matalascañas, Melanie Romero, el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Almonte, Domingo Núñez, el presidente de la Asociación de Chiringuitos, Juan Díaz Castaño, y cuatro miembros más de la directiva de dicha asociación.

Este acuerdo "pone fin a una situación de grave incertidumbre, existente en el sector desde hace muchos años y que amenazaba el futuro de dichos establecimientos, con la pérdida de cientos de puestos de trabajo y la desaparición de uno de los recursos turístico y económico más valorados por turistas y visitantes".

Para el concejal de turismo, Domingo Núñez, "este acuerdo es el resultado de muchas horas de trabajo de mucha gente que ha dado como fruto el asegurar el futuro de un importante sector empresarial de Almonte, asegurar cientos de puestos de trabajo directos e indirectos y mejorar un recurso turístico imprescindible, los chiringuitos, que son el emblema de las playas".