El 90 por ciento de los empleos de la recogida de la cereza en Caspe, cubiertos antes de empezar la campaña

ZARAGOZA, 7 (EUROPA PRESS)

Las necesidades de mano de obra para la recogida de la cereza en Caspe están prácticamente cubiertas a día de hoy. A poco más de una semana para el inicio de la campaña, el 90 por ciento de los empleos que genera esta actividad está ocupado.

Sólo queda pendiente un 10 por ciento de puestos de trabajo dependientes de medianos y pequeños empresarios. Así ha quedado patente y así lo han señalado el subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Juan José Rubio, y la alcaldesa de Caspe, Teresa Francín, durante la reunión preparatoria de la campaña, que se ha celebrado esta tarde en el Ayuntamiento caspolino con la presencia de agentes sociales y colectivos implicados.

Durante la reunión, el subdelegado ha destacado asimismo que se velará por la contratación legal de los inmigrantes. "No vamos a poner paños calientes para quien contrate ilegalmente", ha dicho Rubio, al tiempo que ha recordado que la multa por contratación ilegal asciende a 6.000 euros.

Juan José Rubio ha querido recalcar también la obligación de luchar contra las infraviviendas. En este sentido, Rubio ha considerado que Caspe es un ejemplo de municipio que lucha contra las viviendas que no reúnen los requisitos de habitabilidad exigidos.

Este Consistorio zaragozano cuenta con un protocolo de infravivienda con los agentes sociales para evitar situaciones de hacinamiento y sigue trabajando en varios proyectos con la población extranjera. Entre ellos se encuentra el proyecto duchas, mediante el que se acondiciona un espacio para el aseo diario de personas con carencia de recursos durante la recogida de la fruta, o el aula infantil de apoyo a mujeres inmigrantes con cargas familiares. Con Cáritas, el Consistorio gestiona las ayudas de urgencia y en especie para cobertura de las necesidades básicas,

Según datos del Ayuntamiento de Caspe, en la localidad hay empadronadas actualmente 2.721 personas extranjeras. Para la campaña de la fruta suelen trabajar alrededor de 2.000 temporeros.