La Inspección de Trabajo será "rigurosa y contundente" con la economía sumergida para lo que hará 7.500 inspecciones

En 2008 se detectaron más de 2.000 trabajadores sin dar de alta en la SS y casi 600 extranjeros sin autorización para trabajar

MURCIA, 7 (EUROPA PRESS)

La Inspección de Trabajo de Murcia será "rigurosa y contundente" con la economía sumergida, para lo que tiene previsto realizar a lo largo del año unas 7.500 inspecciones programadas, aunque esta cifra se prevé superar una vez se sumen las actuaciones realizadas por demandas de particulares o sindicatos, según anunció hoy el delegado del Gobierno, Rafael González Tovar.

El delegado del Gobierno realizó estas declaraciones, en rueda de prensa, tras reunirse con el director territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), José Fuentes Conesa, con el fin de valorar la programación de actuaciones que dicho organismo tiene previsto llevar a cabo en la Región a lo largo del año en distintos sectores económicos.

En total, la Comisión Territorial realizará en lo que resta de este año más de 4.000 inspecciones en el área específica de economía irregular, a las que hay que añadir las 3.500 ya efectuadas. La mayor parte de actuaciones serán realizadas en el sector de la construcción, con un total de 1.663 inspecciones.

No obstante, con vistas a la etapa estival y los periodos vacacionales, otro sector prioritario para los inspectores de trabajo será la hostelería, en el que se han previsto 1.460 inspecciones.

También se intensificarán las actuaciones en el sector industrial (730 inspecciones) y en el sector agrícola (530 inspecciones), sobre todo en las campañas que se inician de recogida de fruta y vendimia.

Y es que, Fuentes Conesa explicó que el pasado año se detectó un elevado número de irregularidades detectadas en estas actividades. De hecho, el 33 por ciento de los inmigrantes detectados trabajando sin autorización en el campo y en la hostelería estaba en situación irregular en España, porcentaje que aumentó al 45 por ciento durante la vendimia en el Altiplano.

La campaña se completará con otras 562 inspecciones previstas en distintos subsectores. En total, estas actuaciones en materia de economía irregular se llevarán a cabo por siete inspectores y 18 subinspectores, lo que supone dedicar el 55 por ciento del total de efectivos con que cuenta la ITSS de Murcia.

El pasado año la Inspección de Trabajo y Seguridad Social detectó 2.048 trabajadores sin alta en la Seguridad Social y a 588 extranjeros sin autorización para trabajar, en las 7.031 inspecciones realizadas a los centros de trabajo en el área de economía irregular.

Por sectores el mayor número de irregularidades se detectaron en la construcción y hostelería. En el primero fueron inspeccionados 1.663 centros de trabajo, en los que habían 62 trabajadores en situación irregular y 121 que no estaban dados de alta en la Seguridad Social.

Por su parte, los locales de hostelería inspeccionados fueron 1.001, con el resultado de 206 trabajadores extranjeros sin autorización y 392 trabajadores sin alta en Seguridad Social. También en el sector agroalimentario fueron realizadas 799 inspecciones, y en ellas se encontró a 197 trabajadores en situación irregular y a 201 sin dar de alta en Seguridad Social.

"COMBATIR LA LACRA DE LA ECONOMÍA SUMERGIDA".

González Tovar señaló que "uno de los objetivos de estas inspecciones que ya se están realizando es combatir la economía irregular, una lacra que perjudica al trabajador y al conjunto de los ciudadanos, porque en un futuro próximo o lejano carecería de derechos para disfrutar de prestaciones por desempleo o incapacidad laboral transitoria y de una pensión contributiva".

Asimismo, opinó que "esta situación es aún más grave cuando se trata de personas que no tienen autorización de trabajo en nuestro país, pues además se perjudica a otros trabajadores que están en paro con o sin derecho a prestaciones, pero que en cualquier caso tienen derecho preferente para acceder a un empleo".

Igualmente, rechazó el argumento de tener que recurrir a los inmigrantes irregulares por falta de mano de obra, ya que "nunca está justificado contratar por debajo de la legalidad, pero en estos momento, cuando actualmente la Región cuenta con parados, de los que 19.066 son extranjeros, es absolutamente injustificable".

Por último, González Tovar recordó que las sanciones en el caso de trabajadores en situación irregular, y por tanto sin autorización para trabajar, pueden alcanzar un máximo de 60.000 euros por persona.