La mitad de puestos de trabajo que perdieron los inmigrantes en 2008 en Catalunya eran de economía sumergida

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

La mitad de la pérdida de trabajo que los inmigrantes registraron en 2008 procedía de la economía sumergida, ya que si un total de 32.400 extranjeros se quedaron sin empleo hasta el primer trimestre de 2009, la Seguridad Social sólo registró 16.500 afiliaciones menos de este colectivo.

Esta es una de las conclusiones del informe 'La inserción laboral de la población inmigrada', que presentó hoy la Fundació Jaume Bofill. El autor del mismo e investigador de la Universitat de Barcelona (UB), Miguel Pajares, explicó que este dato les ha sorprendido ya que varias voces apuntaban que la crisis aumentaría la actividad de la economía sumergida.

Sin embargo, advirtió de que esta situación puede cambiar como consecuencia de los "problemas" que muchos inmigrantes están teniendo para renovar su permiso de trabajo. Para poder hacer este trámite tienen que haber cotizado la mitad del tiempo del permiso anterior y actualmente muchos de ellos han perdido el trabajo o están ocupados por períodos más cortos de tiempo.

Pajares auguró que en el momento en el que aumenten las ofertas de trabajo, y de no cambiar esta situación, habrá más inmigrantes que podrán trabajar pero no tendrán permiso y acudirán a la economía sumergida. Instó al Gobierno a "replantearse los requisitos" de renovación de estos permisos.

Explicó que una de las causas que puede explicar este fenómeno es que la construcción concentraba buena parte de la economía sumergida y ha sido este sector el primero, y el que más, está sufriendo la destrucción de trabajo como consecuencia de la crisis.

MÁS PARO ENTRE INMIGRANTES

El informe constata que el paro afecta más a los extranjeros, ya que mientras un 12,7 por ciento de los autóctonos estaban en paro, según los datos del primer trimestre de 2009, el porcentaje alcanzó el 30,5 por ciento entre los inmigrantes --y a finales de 2008 era del 20,2 por ciento--.

Los 104.400 inmigrantes que perdieron su trabajo hasta entonces son un 16,6 por ciento más que hace un año y en el caso de los autóctonos fueron 200.000, un 7 por ciento más que en 2008. Los extranjeros que se incorporaron a la búsqueda de trabajo fueron 23.200, dato que también disminuye.

El colectivo al que más afecta el paro es el de marroquíes, con 33.791 parados a finales de 2008, seguido de los ecuatorianos (13.840), los rumanos (11.821) y los colombianos (7.155). Sin embargo, los que sufrieron un mayor aumento entre 2007 y 2008 fueron los senegaleses, que registraron un 258,7 por ciento más de parados.

Con la crisis ha aumentado la proporción de trabajadores agrícolas y del hogar, así como los extranjeros autónomos. Por ramas de actividad, la construcción es la que más afiliados extranjeros perdió en 2008, con 19.755 y, por contra, el comercio y la hostelería ganaron. Las mujeres afiliadas a la Seguridad Social aumentaron, pasando del 15% en 2007 al 17,4% en 2008.

Por otro lado, Pajares aseguró que se está produciendo retorno, especialmente de rumanos, pero puntualizó "no está siendo masivo" y que en los últimos meses se ha detenido porque la situación en Rumania "ha empeorado".