La mitad sur de España soporta casi el doble de paro que el norte


mapa_desempleo

mapa_desempleo

La crisis dispara las diferencias. Los cuatro millones de parados en España es la cifra absoluta más alta de la historia porque la población también es récord: casi 45 millones de habitantes. La tasa media del desempleo alcanza el 17,35%, el peor registro desde 1998 cuando todavía la economía española estaba fuera del euro. Sin embargo, el promedio nacional esconde dos realidades bien distintas entre el norte y el sur.

Las comunidades norteñas arrojan una media de desempleados del 11,9% sobre la población activa, mientras que las sureñas soportan un 21,2% de paro, según se aprecia en los datos gráficos del informe de la EPA. Consulta el mapa del desempleo en España por comunidades y la evolución desde el año 2005

El porcentaje de desocupados de disparó en tres comunidades: Canarias (26,1%), Andalucía (24%) y Extremadura (21,7%), que soportan niveles de desempleo no vistos desde los últimos coletazos de la anterior recesión económica en 1996. También en la mitad sur se encuentran la Comunitat Valenciana y Murcia, con más del 19% de desempleo hasta marzo. Castilla La Mancha sobrepasó el 18% de paro.

En términos absolutos, el paro subió más en Cataluña (166.900 desempleados más), Madrid (114.700) y Comunidad Valenciana (109.500). La situación, dentro de la gravedad generalizada, es algo más soportable para el conjunto de la sociedad en las comunidades del norte. Galicia (12,2%), Navarra (10,4%), Asturias (12%), País Vasco (10,3%), Cantabria (12%), Aragón (13%), La Rioja (11,5%) y Madrid (13,5%), que arroja un promedio simple del 11,9% en estas comunidades.

El 90% de los empleos destruidos de la zona euro, en España

El número total de desempleados alcanzó los 4.010.700, tras incrementarse en 802.800 personas en ese periodo. Esta destrucción de empleo supone el grueso del aumento del paro en toda la zona euro. Según diversas estimaciones, en España desaparecieron 9 de cada 10 empleos destruidos en Europa durante el periodo, un ritmo sin precedentes en ninguna otra economía del Viejo Continente.

Los expertos explican esta efecto eliminador por la exposición al ladrilo de la economía, que suponía al cierre de 2008 en torno al 7% del PIB. También está notando la influencia negativa del sector más importante, el turismo, otra fuente de empleo intensivo -uso de mucha mano de obra en cortos periodos de tiempo-. La debilidad económica global y la sobrevaloración de los bienes de consumo comparativamente con otros países está restringiendo la afluencia de turistas a España, una de las principales potencias turísticas del mundo junto a EEUU y Francia.