Los ministros de la UE piden acortar jornada para salvar empleos

PRAGA (Reuters) - Las compañías europeas golpeadas por la crisis financiera deberían recortar la jornada laboral en vez de despedir empleados, acordaron los líderes europeos el jueves.

Enfrentados a un desempleo creciente por todo Europa, también pidieron para un mejor entorno para la iniciativa empresarial y la creación de trabajos mediante la reducción de costes laborales no salariales, la inversión en investigación e infraestructura y la eliminación de trabas administrativas.

Algunos líderes de la unión de 27 países temen que el desempleo pueda conllevar crisis sociales en la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

"Debemos tener éxito con el empleo, porque no puede haber recuperación económica sobre la base del colapso social", dijo el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso tras una cumbre en Praga para discutir sobre el empleo.

"Podemos dar esperanza a la gente joven enfrentada al terrorífico panorama de encontrar su primer trabajo", dijo Barroso en una rueda de prensa. "Podemos mantener a la gente trabajando recortando su horario y utilizando el resto del tiempo en formación".

La recesión ha alimentado protestas por toda la UE, desde España al Báltico, y ha ayudado en la caída de varios gobiernos.

El desempleo en la UE ha aumentado en marzo en 626.000 personas, hasta los 20,15 millones, o el 8,3 por ciento de la fuerza laboral, y se espera que crezca hasta el 10,9 por ciento, o cerca de 26,5 millones de personas el próximo año.

"La acción por parte de los estados miembros y los actores sociales debe pretender mantener tanta gente como sea posible trabajando", dijo el comunicado de la cumbre.

"Un ajuste temporal del horario laboral puede ser una política efectiva para las compañías de todos los tamaños con el apoyo de la financiación pública, incluyendo el Fondo Social Europeo", añadió. "Puede ser una oportunidad para volver a formar y facilitar las transferencias internas de trabajos o la transición a otras compañías".

La cumbre también hizo un llamamiento para la formación intensiva y el asesoramiento a los trabajadores cuando pierden sus trabajos, de modo que puedan regresar rápidamente al mercado laboral y eviten una exclusión permanente -especialmente aquellos menores de 24 años.