Los trabajadores de Cycobask comienzan mañana una huelga indefinida

  • Irun (Guipúzcoa), 27 may (EFE).- Los trabajadores de Cycobask, empresa ubicada en Irun (Guipúzcoa) y dedicada a la fabricación de circuitos impresos, comenzarán mañana una huelga indefinida hasta que la dirección de la empresa "dé una explicación convincente" sobre los motivos por los que ha presentado una suspensión de pagos.

Irun (Guipúzcoa), 27 may (EFE).- Los trabajadores de Cycobask, empresa ubicada en Irun (Guipúzcoa) y dedicada a la fabricación de circuitos impresos, comenzarán mañana una huelga indefinida hasta que la dirección de la empresa "dé una explicación convincente" sobre los motivos por los que ha presentado una suspensión de pagos.

Representantes de los trabajadores han mantenido una reunión con la dirección de la compañía, cuyos argumentos no les han convencido.

"Nos han vacilado", han asegurado fuentes del comité de empresa, que han explicado que, por este motivo, los 57 empleados de la factoría han celebrado una asamblea en la que se ha decidido "por mayoría" ir a la huelga.

Cycobask, adquirida en 1999 por el grupo catalán Eurocir, se encuentra inmersa en problemas económicos desde hace meses, lo que llevó a la dirección de la empresa a presentar un ERE temporal de seis meses a principios de año.

Los trabajadores son conscientes de que "ha habido un descenso en el volumen de ventas", pero están sorprendidos por el proceso concursal al que se acogerá la firma, pues "podría ser una empresa competitiva como demuestra el que en las últimas semanas hayan crecido los pedidos".

"Pedimos que hablen claro y cuenten la verdad porque en cuatro años hemos pasado de 220 a 57 trabajadores y no todo es por culpa del mercado", han añadido las fuentes del comité de empresa, que "no entienden" esta situación, ya que "se ha reincorporado a la mitad de la plantilla que estaba en el paro para poder responder a la demanda actual".

Hasta el momento, la plantilla no ha tenido problemas para cobrar sus nóminas, pero están cansados de "la incertidumbre" sobre sus puestos de trabajo.

La impresión entre los empleados de la fábrica es que "han estado jugando" con ellos "sin dar una explicación" y "la gente no aguanta más", por lo que mantendrán la huelga indefinida "hasta que no hablen claro".