SOC pide al Gobierno que mejore las condiciones de los asentamientos y anuncia una concentración de inmigrantes

HUELVA, 08 (EUROPA PRESS)

El Sindicato de Obreros del Campo (SOC) pidió hoy al Gobierno central y demás administraciones que intervengan y mejoren las condiciones de los asentamientos de inmigrantes de la provincia de Huelva. Advirtió de que si no lo hacen iniciarán una marcha de protesta hacia Huelva capital.

En rueda de prensa junto a tres de las personas asentadas, el secretario general del SOC, Diego Cañamero, indicó que en estos asentamientos, localizados en la zona de Palos de la Frontera, Moguer, Lucena y Lepe, conviven actualmente "unas 2.000 personas, ya se han marchado unas 500, en condiciones inaceptables".

Cañamero pidió a la delegada de Empleo de la Junta en Huelva, María José García Prat, y al Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, que "visiten los asentamientos para ver la realidad de la provincia".

Según explicó Cañamero, "los contratos en origen miran hacia África, Marruecos, y en estos asentamientos viven personas que no son marginales, no son delincuentes, con una media de 30 años, que ya viven aquí y que sólo buscan un empleo", por lo que subrayó que "a pesar de ello, se buscan contratos en origen y tenemos esta mano de obra".

Por otro lado, en cuanto a sus condiciones de vida, el secretario general aseguró que "no comen, están ocultos debajo de los pinos y el 80 por ciento de ellos no tiene papeles y están todos en el paro", por lo que solicitó "soluciones inmediatas, con comida diaria, agua".

Así, para Cañamero, "el contrato en origen en los pinos como una medida legal" es una solución para estas personas que son en su mayoría de Mali, Guinea Bissau, Gambia, que "llevan cinco meses en esta situación", por lo que, según explicó el secretario general, "todos los días, desde las 04,00 horas, recorren kilómetros para visitar todos los 'tajos' y ser contratados".

Además, "todos los martes acuden a Mazagón porque Cáritas les da una bolsa de comida una vez a la semana".

"EN EL CAMPO NO HAY CRISIS"

Por su parte, el joven Moussa Diarra, de 25 años, pidió que la administración ayude a los trabajadores del campo porque buscan trabajo para ganarse la vida. "Tenemos derecho a trabajar porque sin él no podemos vivir".

Así, Diarra subrayó que "en el campo no hay crisis". "Hay mucho trabajo y nos dejan vivir como animales dentro del bosque", lamentó al tiempo que recordó que mientras "mucha gente" dice que Europa tiene derechos ellos no han visto "ninguno".

"Hay muchos inmigrantes españoles en otros países y nosotros también estamos dejando el nuestro, donde hay guerras y no tenemos nada", destacó. Por otro lado, criticó que muchos de ellos llevan ya tres o cuatro años en España "y cuando van a solicitar el permiso de trabajo la Policía los devuelve a sus países", algo que consideró "una violación de la ley".