UGT dice que la campaña atípica de recogida de la aceituna aumenta las denuncias por incumplimiento de convenio

JAÉN, 27 (EUROPA PRESS) La Unión General de Trabajadores (UGT) en Jaén afirmó hoy que la campaña atípica de recogida de aceituna ha originado un aumento de las denuncias por incumplimiento de convenio, al tiempo que lamentó que la reducción de jornales en un 20 por ciento impidió a muchos trabajadores alcanzar las 35 jornadas para cobrar el subsidio agrario El secretario general de La Federación de Trabajadores Agroalimentarios (FTA), Antonio Marcos, criticó en un comunicado que la pasada campaña se caracterizó por la reducción de los derechos de los trabajadores debido a la alta demanda de empleo proveniente de sectores como la construcción, el descenso en el precio de venta de aceite, el doble sistema de cotización del agricultor (REA y Régimen General) a la Seguridad Social y la lluvia que paralizó durante semanas los procesos en las almazaras. Según dijo, estos elementos han hecho que el sindicato, centrado años anteriores en la inspección de los alojamientos para temporeros, haya tenido que duplicar esfuerzos para controlar las irregularidades en los contratos. En este sentido, precisó que la organización ha tramitado hasta 25 denuncias por incumplimiento de convenio y por despidos a delegados sindicales que defendieron los derechos de los asalariados en las fábricas de aceite a la vez que ha aumentado considerablemente el volumen de consultas por cuestiones de este tipo. "Los jornaleros han cobrado salarios por debajo de convenio bajo la amenaza de que si no lo hacían contratarían a otro en su lugar, los que cotizaban en el Régimen General han pagado el diferencial de la cuota patronal a la Seguridad Social por no estar incluidos en el Régimen Especial Agrario y los contratados en las almazaras han perdido un jornal por cada día de agua", resaltó. MENOS JORNALES Además, explicó que el bajo precio del aceite, que ha llevado a algunos productores a dejar fincas con el fruto sin recoger, unido a la mecanización del olivar y al abandono del tajo de muchos temporeros en mitad de campaña, ha reducido en un 20 por ciento el número de jornales previstos para este año, lo que impide que muchos jornaleros, sobre todo mujeres, alcancen las 35 jornadas necesarias para cobrar el subsidio agrario. Por ello, pidió que se reúna urgentemente la Comisión Regional de Seguimiento del Programa de Fomento de Empleo Agrario (Aepsa) y valore fundamentalmente los proyectos que generen mayor número de jornales. Con respecto a los alojamientos, Marcos señaló que sigue siendo la asignatura pendiente del empresario y de las 180 visitas realizadas hasta la fecha, se han tramitado 21 denuncias. "El año pasado de las 200 inspecciones que realizamos, constatamos infracciones en 22 centros, por lo que poco se ha mejorado en este aspecto", comentó. Lo más común es que los cortijos presenten humedades y falta de higiene. Asimismo, acusó a los empresarios de utilizar el albergue como lugar de residencia de los temporeros, de modo que "cuando el temporero tenía que abandonar el albergue por haber cumplido los días reglamentarios de estancia, el patrón llamaba a trabajar a otro y así se ahorraba los gastos de alojamiento".