Un estudiante de Cartaya regresa desde Italia, un día después del terremoto, y es recibido por el alcalde

CARTAYA (HUELVA), 07 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Cartaya (Huelva), Juan Antonio Millán, ha dado esta mañana la bienvenida al joven cartayero Manuel María Benítez, que anoche mismo llegó a la localidad procedente de Roma y que forma parte del grupo de 25 jóvenes españoles que quedaron atrapados en L,Aquila, la localidad más afectada por el terremoto que ha sacudido el centro de Italia.

Según explicó el Ayuntamiento de Cartaya en una nota, el joven, un estudiante de 22 años, llevaba en la ciudad italiana, capital de Los Abruzos, más de seis meses, desde septiembre de 2008, realizando en el marco de sus estudios de Aparejador, un proyecto de adaptación bioclimática de un edificio, gracias a una beca Erasmus.

Como él había un grupo de 25 españoles, procedentes de siete comunidades autónomas, realizando allí sus estudios merced a esta beca porque "es una ciudad en la que la mitad de la población, que ronda los 90.000 habitantes, son estudiantes".

Los españoles, según recordó el chico, "conseguimos ponernos en contacto unos con otros gracias a los móviles, nos fuimos reuniendo en las zonas más descampadas de la ciudad y conseguimos salir ilesos". No obstante, indicó que vivieron "momentos de auténtica angustia, atrapados y sin poder salir de los edificios, la mayoría derruidos o en estado ruinoso".

Él mismo explicó que tuvo que saltar desde la ventana de su casa, en un segundo piso, para escapar del edificio, una vivienda con patio interior y unas cinco habitaciones, en la que también habitaban más estudiantes y un ingeniero, y que corría peligro de derrumbarse, a lo que añadió que "fueron horas de auténtica angustia porque la puerta de la habitación estaba doblada de tal manera que era imposible salir, se sucedían réplicas a cada momento, y las enormes grietas que se formaron en el edificio, unido al fuerte olor a gas, te hacían temer lo peor".

Afortunadamente, y con la ayuda de otro estudiante desde fuera, según explicó Benítez, consiguieron bajar con una cuerda por la ventana, unos diez metros, y salir de la zona más céntrica de la ciudad, una zona que "era muy monumental y ha quedado totalmente destruida", a lo que añadió que "era la ciudad de las 99 plazas, 99 iglesias y 90.000 habitantes, y además de la tragedia humana, se ha perdido una riqueza monumental e histórica muy importante".

Gracias a las gestiones diplomáticas del Consulado español en Nápoles, los españoles fueron trasladados en un autobús hacia el aeropuerto de Roma desde donde llegaron anoche a España. Desde el Ayuntamiento de Cartaya, Juan Antonio Millán se ha mantenido en todo momento en contacto con los responsables de la evacuación de los españoles para "acelerar en lo posible las gestiones y que el joven estuviera de regreso a casa lo antes posible".

Por ello y porque, según explicó el primer edil, este joven "prácticamente casi se puede decir que ha vuelto a nacer", Millán le ha recibido hoy en el Consistorio para darle la bienvenida a la localidad y escuchar su historia, una historia que "afortunadamente en su caso ha tenido un final feliz y que a buen seguro podrás contar a sus nietos".