Puech traslada al comité su incomprensión sobre la huelga en PSA en Vigo, pues será "la única fábrica con dos líneas"


VIGO|

Pide a los huelguistas reflexionar sobre el grado de acogida de la convocatoria y "escuchar a la gran mayoría que decidió trabajar"

El director del centro de PSA Peugeot Citroën en Vigo, Frédéric Puech, ha trasladado al comité de empresa que "no comprende" la huelga convocada el pasado sábado por CC.OO., CIG y CUT, ya que se trata de "una planta privilegiada", que, " con dos nuevos lanzamientos atribuidos, será la única fábrica del grupo con dos líneas de producción".

Así lo ha comunicado la empresa después que en la mañana de este lunes se celebrase una reunión extraordinaria entre el comité y Puech, quien ha manifestado que la organización biflujo "permite responder mejor a las fluctuaciones de la demanda del mercado, tener más empleo, o también reducir los impactos en la plantilla de los cambios de producto".

El director ha dado su agradecimiento a los trabajadores que mostraron su "compromiso" y acudieron a su puesto de trabajo; y a quienes secundaron la huelga les ha pedido que reflexionen sobre el grado de acogida de la convocatoria. "Se debe escuchar también a la gran mayoría que decidió trabajar", ha sentenciado.

En este marco, ha exhortado "a todos" a evitar la confrontación y mantener "abierto el diálogo, como ha ocurrido siempre en esta fábrica". De hecho, ha comentado que tras las vacaciones se deberá definir la organización industrial necesaria para afrontar los nuevos proyectos, un proceso en el que ha recordado que la parte social "podrá también plantear disfunciones".

SEGUIMIENTO DE LA HUELGA

CC.OO., CIG y CUT convocaron la huelga para exigir a la empresa que adopte medidas ante el incremento de la producción. Según destacaron este sábado, el seguimiento fue "positivo" y supuso retrasos que ocasionaron que la empresa haya producido "70 coches menos" de los previstos y que los automóviles realizados tengan "deficiencias de calidad".

En cambio, la compañía aseguró que se trabajaba "con normalidad" en los dos sistemas --el 1 y el 2--, aunque reconoció, en declaraciones a Europa Press, que prevé "una ligera pérdida de producción" debido "al retraso en la incorporación a los puestos de trabajo por la acción de los piquetes".