Argentina se prepara para una huelga general convocada por los principales sindicatos opositores

BUENOS AIRES, 31 (EUROPA PRESS)

Los principales sindicatos opositores argentinos preparan una huelga general para este martes, con las expectativas de que tenga un seguimiento "masivo", en el que sería el cuarto paro contra la gestión de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, tal y como informa el diario argentino 'Clarín'.

Lo que comenzó siendo una convocatoria a huelga de los sindicatos de transporte en Argentina se ha convertido en una huelga general con la adhesión de los sindicatos más importantes del país, cuyo reclamo principal es la subida del mínimo no imponible del impuesto sobre la renta --Impuesto a las Ganancias--.

La huelga fue convocada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), el principal sindicato del transporte en Argentina: "El paro afectará a la corta, media y larga distancia de colectivos, subtes y combis", ha señalado el secretario de prensa de la UTA, Mario Calegari. Así, ante un paro de transportes, numerosos trabajadores no podrían acudir a sus puestos de trabajo aunque quisieran hacerlo.

Además, otros sindicatos importantes adhirieron a la medida: el sector bancario fue el primero en sumarse y, posteriormente, el sector opositor de la CGT y la CTA --dos de los sindicatos más importantes del país-- se unieron, convirtiendo el paro de transportes en una huelga general.

"Nosotros convocamos a un paro nacional de todos los gremios, mientras que el de los gremios del transporte, al que yo pertenezco, es un paro sectorial", ha señalado el secretario general de la CGT opositora, Hugo Moyano, quien también ha dicho que hay otros "reclamos como el aumento a jubilados, la seguridad y la inflación".

Incluso desde el sector oficialista de la CGT han criticado el Impuesto a las Ganancias y han dejado "en libertad de acción" a sus afiliados para unirse a la huelga, si bien no se han adherido de forma oficial.

En un comunicado, el secretario general de la CGT oficialista, Antonio Caló, ha protestado por "el deterioro del salario" que conlleva "la actual escala del mínimo no imponible" y ha apoyado el reclamo por el impuesto, pero no se ha querido adherir a la huelga por diferencias de agenda.

REACCIÓN DESDE EL GOBIERNO

El jefe del Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se sentaron a negociar con los sindicatos hace dos semanas, pero la reunión no produjo ningún resultado.

Aníbal Fernández ha manifestado que el Gobierno no está "dispuesto a aceptar un planteamiento" cuya condición para levantar la huelga sea "tomar la decisión de subir el mínimo no imponible". Además, ha dicho que el impuesto sólo afecta a un "universo muy chiquito" de trabajadores.

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, coincidió con Aníbal Fernández: "Resulta llamativo que convoquen al paro, sobre todo por (el impuesto a las) Ganancias", ya que "es un impuesto progresivo, que afecta a los que más ganan".