Carceleros de Uruguay convocan una huelga en reclamo de mayor seguridad

  • Montevideo, 20 abr (EFE).- La Coordinadora Nacional de Sindicatos Policiales de Uruguay (Conasin) decidió hoy convocar una huelga permanente en las prisiones del país a partir del próximo 1 de mayo en protesta por la situación de inseguridad y en reclamo de mayor personal.

Carceleros de Uruguay convocan una huelga en reclamo de mayor seguridad

Carceleros de Uruguay convocan una huelga en reclamo de mayor seguridad

Montevideo, 20 abr (EFE).- La Coordinadora Nacional de Sindicatos Policiales de Uruguay (Conasin) decidió hoy convocar una huelga permanente en las prisiones del país a partir del próximo 1 de mayo en protesta por la situación de inseguridad y en reclamo de mayor personal.

Según anunciaron los responsables del Conasin, los policías destinados a vigilar las prisiones se limitarán a vigilar los perímetros de las cárceles y dejarán de hacer labores como sacar a los presos de las celdas y guardar el orden en el patio de las cárceles.

Esta decisión de los policías se produce después de varios meses de incidentes y motines en diversas cárceles del país, el último de ellos el viernes pasado en la prisión de Las Rosas, unos 135 kilómetros al este de Montevideo.

Allí los reclusos de Las Rosas tomaron el control del establecimiento y sólo regresaron a sus celdas después de varias horas de diálogo con las autoridades.

El presidente de la Conasip, Jorge Molina, aseguró a la emisora El Espectador que los guardias de las prisiones no entrarán en huelga tan sólo si el Gobierno se compromete por escrito a poner coto a la situación de inseguridad que se vive en las prisiones.

Según Molina, durante la huelga los policías tienen previsto ocupar el Hospital Policial, así como algunas comisarías y jefaturas de policía, en una protesta que se irá extendiendo poco a poco a otras unidades policiales.

En el caso de los centros penitenciarios, Molina indicó que los guardias se limitarán a cumplir con las actividades más trascendentes, como dar de comer a los reclusos o llevarlos al médico, pero no se encargarían de trasladarlos al patio o cubrir con otros beneficios de los que disponen los presos.

En las cárceles uruguayas "se violan sistemáticamente" los derechos humanos debido a sus pésimas condiciones y el hacinamiento en el que viven los internos, señala un reciente informe publicado por las Naciones Unidas.

Las malas condiciones hacen que los motines y protestas de los internos sean corrientes.

El Gobierno anunció recientemente un plan de choque para combatir el hacinamiento carcelario, que incluye el traslado de 1.250 presos a nuevos centros de detención habilitados en distintos edificios gubernamentales, entre ellos cuarteles y hospitales.

Según datos de 2007 -los últimos disponibles-, la población carcelaria en Uruguay es de unas 8.000 personas.

Pese a ser uno de los países de la región con menores índices de criminalidad, Uruguay tiene uno de los índices más altos del mundo de población encarcelada, según datos de Naciones Unidas.