Concluye el encierro de los trabajadores del metal en el Salón del Automóvil de Vigo

  • Vigo, 7 may (EFE).- El encierro de miles de trabajadores en el Salón del Automóvil de Vigo ha concluido sin incidentes relevantes, aunque la organización del evento ha denunciado desperfectos en algunos de los vehículos expuestos.

Vigo, 7 may (EFE).- El encierro de miles de trabajadores en el Salón del Automóvil de Vigo ha concluido sin incidentes relevantes, aunque la organización del evento ha denunciado desperfectos en algunos de los vehículos expuestos.

Así lo constató Efe en el propio Instituto Ferial de Vigo (Ifevi) en donde se celebra el Salón del Automóvil que, con el encierro de más de ocho horas, paró toda su actividad.

El director de la organización del Salón del Automóvil, José Enrique Elvira, explicó a los periodistas que la inactividad del evento se traduce en una pérdida directa de entre 20.000 y 25.000 euros, ya que la media de visitas diarias estos últimos días ha sido de 7.000 personas.

Según Elvira, algunos huelguistas aprovecharon el encierro en el Ifevi para rayar algunos vehículos y rajar alguna tapicería del interior de los coches.

Sin embargo, agregó el director de la feria el perjuicio "más grande" de este encierro de los huelguistas del metal ha sido las pérdidas en los contactos comerciales en cuanto a la ventas de coches.

Elvira indicó que de manera porcentual los mayores contactos comerciales siempre se dan entre semana y que se haya parado la actividad un día de semana tiene mayores consecuencias.

Los trabajadores comenzaron el encierro pasadas las 10:00 horas y lo han finalizado a las 18:12 horas de esta tarde.

La protesta obedece al bloqueo de la negociación del convenio colectivo. Los principales escollos siguen siendo la duración del convenio, así como el incremento salarial.

Después de dos jornadas de huelga -ayer y hoy- las partes están convocadas mañana, en el edificio administrativo de la Xunta en Vigo, para tratar de acercar posturas para solucionar este conflicto laboral.

El convenio del metal afecta a unos 27.000 trabajadores de la provincia de Pontevedra.